AMLO: GUÍA RÁPIDA PARA CONOCER A NUESTRO PRÓXIMO PRESIDENTE

Aceptémoslo. Va a pasar. Así que, es mi deber como ciudadano informarte a ti, lector, lectora, lectore, sobre el personaje que ocupará la silla presidencial los próximos seis años. El temido, admirado, sobrevalorado, inmamable, Andrés Manuel López Obrador.

Pero, ¿qué decir de nuestro Peje precioso además de su memorable aparición en Monsters INC? Además de que nació en Macuspana, Tabasco, nuestro viejecito santo sí cuenta con una licenciatura en Ciencias Políticas por parte de la UNAM, pero, para pesar de muchos, un pasado priísta.

Su pasado en el partido más odiado de la historia de México fue, principalmente, desempeñando cargos en Tabasco. Muchos argumentan que su edad no es conveniente para liderar a una nación aunque, viéndolo desde otro punto de vista, su experiencia política podría significar algo valioso. Ha desempeñado los cargos de: director del Instituto Indigenista de Tabasco, dirección de Promoción Social del Instituto Nacional del Consumidor, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, presidente nacional del PRD y de MORENA. Aunque claro, de muy poco nos ha servido tener presidentes con excelente formación académica y experiencia en el campo político.

Muchas de sus propuestas, ocupando cargos de gobierno, han sido tildadas de “populistas”, “despilfarrando” el gasto público. Por otro lado, AMLIBEBÉ siempre ha manifestado que dicho dinero es, precisamente, para solventar esas cuestiones (pobreza, desigualdad, educación, alimentación, etc.). Supongo que quedará en la opinión de cada quien si dichos gastos fueron de buena fe o una mera estrategia propagandística.

En otro orden de ideas, durante su mandato como alcalde de la ahora CDMX, obtuvo índices de aprobación bastante altos, además de que sometió a consulta pública su continuidad, con un 95% de aprobación. Respecto a sus cifras en seguridad, #Verificado2018 analizó 5 rubros específicos dando como resultado que, durante el gobierno de AMLO en la CDMX:

  • Homicidios dolosos se redujeron en un 8%
  • La tasa de extorsión aumentó en 71%
  • El secuestro se redujo en un 35%
  • Robo de vehículos con violencia, reducción en un 41%
  • Robo de vehículos sin violencia, reducción en un 40%

Es decir, en términos muy generales, su jefatura de gobierno no fue negativa en varios sentidos. Claro, esto no tiene nada que ver con dirigir a un país, pero bueno, si este wey va a ganar mejor saber que, al menos, no lo hizo terriblemente en la capital.

Ahora, ¿qué sucedió después de su paso por el extinto DF? Tras pasar por un proceso de desafuero y la desacreditación de algunos de sus colaboradores, acusados por distintos escándalos de corrupción (Ponce, Ímaz y Bejarano), todos procesados y todos absueltos bajo fianza, se candidateó para las elecciones del 2006. En las cuales, como todos conocemos, perdió frente a Felipe Calderón en un conteo bastante cerrado, a lo que Andrés Manuel culpó de “compló”. Cabe aclarar que el dichoso fraude sufrido durante dichas elecciones no está comprobado. Aunado a esto, el candidato por el PRD (en ese entonces) se proclamó “presidente legítimo” durante un acto meramente simbólico en el Zócalo de la Ciudad de México. No, no es mame, el wey neta se la creyó.

En 2012, después de perder (de nuevo) las elecciones presidenciales, decidió fundar un nuevo partido político (oooooootro más para variar) denominado “MORENA” (Movimiento Regeneración Nacional) y del cual se convirtió en presidente. O sea que AMLO es básicamente ese mal perdedor dueño del balón que se lo llevaba cada vez que iba perdiendo en la reta. El eslogan de MORENA es “la esperanza de México”, un poquillo soberbio, ¿no? Personalmente no creo que “la esperanza” de este país se encuentre en un partido político. Pero bueno, al grano, ¿qué chingados propone AMLO en esta campaña electoral (la tercera y, posiblemente, la vencida)? Ahí les van algunas de las principales puntos/propuestas:

-Consulta ciudadana respecto a la permanencia de las reformas laboral, educativa, energética, etc.

-No al aumento de impuestos.

-Aumento al salario mínimo.

-Independencia y autonomía de los tres poderes (ejecutivo, legislativo y judicial).

-Eliminación del fuero al Presidente y altos funcionarios públicos. Implementación de un juicio por corrupción al Presidente de la República. Se propondrá, en caso de ser necesaria, la revocación del mandato para el Presidente. Consulta ciudadana sobre la permanencia del Presidente. Vender toda la flotilla presidencial.

-Reducción de la mitad del salario para el Presidente en turno, sin prestaciones. No a helicópteros o aviones privados.

-Ahorro de 500 mil millones de pesos en combate a la corrupción.

-Construcción de refinerías. Disminución al precio de la gasolina.

Y sí, todo esto suena sumamente bello, progresista y… ¿populista? Pero el problema no son las palabras bonitas a la hora de proponer, sino la inexistencia de un “cómo”. Otro aspecto cuestionable de las propuestas de Andrés Manuel es el prometer una “ayuda” a muchos sectores de la población sin un sustento lógico, como la admisión total a quien quiera estudiar la universidad pública o invertir 120 mil millones de pesos en pensiones sin aclarar las cuentas o la manera en que dicho gasto sea factible.

La bandera de MORENA es la alternancia, es decir, el hecho de que gobierne un partido que no sean el PRI o el PAN. Pero, ¿es suficiente razón como para darle la oportunidad? Fuera de los pobres argumentos (los más destacados en redes, cabe aclarar), y que fueron totalmente desarmados por Tony Salgado en un artículo para el Diario Yucatán, como el que pudiera convertir al país en otra Venezuela, sin ningún argumento pertinente más que memes y opiniones infundamentadas, el que no sepa inglés cuando existen traductores o que sea muy viejo cuando dicha condición no te incapacita para el cargo, la realidad es que, viéndolo desde cierta perspectiva, AMLO parece más de lo mismo pero en otra presentación.

Lamentablemente, nuestro longevo candidato cae en las mismas y paupérrimas prácticas que los otros tres contendientes: una política infantil. Su presentación en los debates presidenciales es más que cuestionable y, sobre todo, difícil de tomar en serio. Gestos como el utilizar continuamente el término “La Mafia del Poder” (como si existiera algún tipo de conspiración secreta en su contra), el apodo a Ricardo Anaya u otras expresiones, así como el negarse implícitamente a contestar a las preguntas lo colocan en la misma vara que quienes no prometen ser una alternativa fiable para la política de este país.

No es que AMLO no esté preparado, tenga malas ideas o le falte experiencia; no es que no sea corrupto, su gabinete sea cuestionable o su falta de aceptación en la derrota sea ridícula, es que simplemente no se comporta como el ideal de político que queremos y merecemos.

Los cuatro candidatos a la presidencia tienen las mismas tendencias y prácticas electorales de las que ya estamos hartos. Siempre preocupados por desprestigiarse unos a otros, mítines y conglomeraciones de gente con afán de colocarse al nivel de héroes nacionales, míticos dioses, mesías prometidos. Visitas a otras realidades en las que se nota una necesidad de aceptación y no un acercamiento real a la gente. Propuestas absurdas, promesas sin cimientos, discursos gastados, predecibles, propagandísticos.

No sé cuál es la mejor opción de la boleta, pero si el susodicho “primer lugar de las encuestas” resulta el ganador, espero, señor López Obrador, que toda su faramalla mamadora, discurso anti-corrupción y promesa de esperanza para México, sea, al menos, tan buena y relevante como su anterior mandato en el Distrito Federal.

 

Gallo Molina

Nos leemos en Twitter: @gallo_molina

 

Fuentes:

https://elpais.com/internacional/2006/11/21/actualidad/1164063605_850215.html

https://elpais.com/internacional/2006/11/21/actualidad/1164063605_850215.html

https://morena.si/lineamientos

http://archivo.eluniversal.com.mx/primera/13581.html

https://www.animalpolitico.com/2018/04/sube-o-baja-la-violencia-estos-son-los-datos-de-seguridad-en-la-cdmx-desde-lopez-obrador-hasta-mancera/

http://www.nacion321.com/gobierno/que-tan-bueno-o-malo-fue-amlo-como-jefe-de-gobierno-de-la-ciudad-de-mexico

http://investigadores.cide.edu/aparicio/Aparicio_Eleccion2006_PyG2009.pdf

https://www.proceso.com.mx/463327/amlo-doce-sus-polemicas-propuestas-2018

https://www.huffingtonpost.com.mx/2018/06/18/el-costo-de-las-propuestas-de-amlo-para-adultos-mayores-jovenes-y-personas-con-discapacidad_a_23461641/

http://www.yucatan.com.mx/editorial/mitos-realidades-lopez-obrador

 

Anuncios

Un pensamiento en “AMLO: GUÍA RÁPIDA PARA CONOCER A NUESTRO PRÓXIMO PRESIDENTE

  1. “Supongo que quedará en la opinión de cada quien si dichos gastos fueron de buena fe o una mera estrategia propagandística”.

    Es irrelevante si se trata de buena fe o de propaganda. Ese dinero está destinado a programas sociales para reducir la brecha entre los que más tienen y los que no tienen nada (hablando de educación, salud, riqueza, alimentación). ¿Por qué querer ver esto desde un punto de vista moral? La ley, la constitución indica que el gobierno debe trabajar a favor del pueblo, ¿no? Si el político lo hace porque es buena onda o porque quiere quedar bien, no cambia el hecho de que está obligado a hacerlo. Es como cuando en la oficina un trabajador hace tu chamba: no la hace porque tenga buena fe ni tampoco la hace porque quiera quedar bien; la hace porque es su obligación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s