Mar Gómez – Los mensajes que a simple vista no notamos de 13 reasons why

Quisiera dedicar este escrito a Nelly, Javi, Silvia y a todos los maestros del mundo que no se conforman con impartir sus clases, sino que se interesan en las vivencias de los jóvenes.

Antes que nada, me parece relevante recalcar tres cosas sobre mí, ya que son antecedentes importantes de lo que aquí expreso: soy psicóloga, terapeuta y trabajo con adolescentes desde hace varios años.

Mi historia con la serie 13 reasons why comenzó con la primera temporada, la cual decidí ver con emoción, ya que muchas personas me comentaron que abordaba problemáticas propias de los adolescentes. Después de verla, como muchos, tuve varias reservas, pero debo confesar que me gustó. Por un lado, en definitiva, la idealización de la figura de Hannah (casi como una semi diosa justiciera) me pareció peligrosa ya que entre líneas se puede entender el mensaje de que solo después de la muerte puedes ser reconocido y que por medio del suicidio se puede lograr que quienes te hicieron daño no dejen de pensar en ti y se arrepientan. Este me parece un mensaje irreal y erróneo, y desde el inicio me preocupó que los adolescentes no estuvieran conscientes del todo.

Por otro lado (el positivo), pude notar varios mensajes de empatía y reflexión, ya que claramente en la serie se invita a pensar en cómo, incluso sin darnos cuenta, nuestras conductas pueden afectar y lastimar a otros. Tomarnos con seriedad las emociones de otros, es un mensaje positivo que considero que vale la pena de esta serie en su primera temporada.

Cuando supe que había segunda temporada mi primera reacción fue: “¿Qué? ¿Cómo? ¿No había muerto? ¿Será que sobrevivió? De plano quienes elaboraron la serie no saben qué inventar para seguir ganando dinero”. Cuando se estrenó no estaba segura de si quería verla, pero un grupo de compañeros de trabajo y yo decidimos que era importante conocer su contenido para aprender, estar al día, discutir la serie y prepararnos más para nuestros alumnos. Básicamente se volvió una tarea para nosotros.
Puedo afirmar que la segunda temporada no me gustó, sin embargo, este artículo no se trata de si este programa es ameno o no, sino de los mensajes que están más allá del entretenimiento. Quiero decir que mi opinión de esta serie no tiene una intención moralizadora, ya que sin pena puedo afirmar que no me escandalizan los temas que se exponen, solo me preocupa la forma en la que fueron abordados. Yo creo que muchas de las problemáticas que ahí se señalan, (como el acoso escolar, sexual, violaciones, impunidad y revictimización) son reales y creo fervientemente que son asuntos serios que han quedado en el olvido, la ignorancia o en la normalización para muchos de los adultos responsables de la educación de los adolescentes. Pero no agradezco a la serie el ponerlos sobre la mesa, ya que este no es un programa de denuncia o de crítica social, sino que es una serie que pretende (porque así se anuncia) ayudar a prevenir el suicidio, por lo que creo que debe ser juzgada como tal.

Terminé la serie con mucho esfuerzo y habiendo perdido la esperanza de que cumplan con la promesa de enviar mensajes de reflexión. Después de ver el último capítulo, en el que hay escenas exageradas, gráficas, innecesarias y amarillistas, puedo resumir en los siguientes puntos los mensajes que consistentemente se envían a lo largo de la serie:

  1. Si eres adolescente y tienes un problema, no hables con los adultos porque son unos inútiles despistados que jamás te podrán ayudar, aunque tengan toda la intención de hacerlo.
  2. Si eres víctima de abuso sexual, no denuncies porque siempre el acusado se va a salir con la suya, por lo que tendrás que vivir sabiendo que todos lo saben y que no hay nada qué hacer al respecto.
  3. Oculta lo más que puedas todo a las autoridades de la escuela porque su interés principal no son los alumnos, sino quedar bien y fingir que no pasa nada.
  4. Si alguna vez experimentas una situación traumática o vives un problema emocional, no hay nada que puedas hacer para recuperarte, ya que tu pasado siempre te perseguirá y evitará que seas capaz de tomar buenas decisiones y darle un rumbo diferente a tu vida.
  5. Después de un mal momento, justo cuando creas que las cosas van a estar mejor, no te confíes, siempre te puede pasar algo peor, más doloroso y más humillante.
  6. La gente solo te voltea a ver y siente compasión por ti si atentas contra tu vida o la de otros.

Invito a todos a preguntarse cómo impactan estas ideas a los jóvenes adolescentes, y en especial a quienes de entrada ya están atravesando procesos complicados o situaciones difíciles. Cuando nos sumergimos en la trama, el suspenso y las historias de amor, estos mensajes peligrosos pasan inadvertidos, pero no por eso se desactiva el efecto desesperanzador que pueden tener en los espectadores más jóvenes.

No quiero ser insensible ante el sufrimiento de personas que han vivido cosas similares a las que se abordan en la serie, y no niego que todo esto le pasa a mucha gente de nuestro contexto. Únicamente quiero poner sobre la mesa que lo que se muestra en la serie es solo una cara de la moneda, no es toda la historia. Porque también existen casos de personas que sí reciben ayuda, muchos padres que sí logran brindar el apoyo que sus hijos necesitan, orientadores en las escuelas que sí conectan con los jóvenes, muchas personas que dan la vida para luchar por las víctimas de violaciones y víctimas de crímenes que sí reciben justicia.

Los jóvenes de hoy no necesitan escuchar que el mundo es malo y horrible, ya que muchos de ellos ya lo saben y lo viven día a día. Los jóvenes de hoy necesitan saber que hay mucha gente trabajando por su futuro, que a su alrededor existen personas que quieren mejorar las cosas y que muchos de sus maestros pasan sus tardes pensando en cómo compartirles un mensaje significativo. Necesitan saber que hay esperanza y que el resolver los problemas a veces lleva tiempo, pero pueden ser solucionados.

Mar Gómez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s