SI JESÚS FUERA MILLENNIAL

01efc29bf3681da251535c9a610f444d

Este texto no tiene la finalidad de establecer una teoría ni juicio al respecto, sino compartir una simple especulación sobre cómo sería la vida de un Jesús joven en nuestra época. Es muy probable que un Jesús “millennial” fuera pobre, al igual que en el Siglo I. Sin embargo, creo que sería más disruptivo imaginarlo en un contexto distinto al de su tiempo, socioeconómicamente hablando. Así que lo sitúe en una clase social media-alta, esa en la que a veces se nos hace tan difícil tomarlo como ejemplo.

Si Jesús fuera millennial probablemente no sería el estudiante perfecto, sino aquel que disfruta lo que hace. Quien defiende la dignidad de sus compañeros y entiende que, en medio de tanta competencia laboral, lo que importa no es ser el mejor del mundo sino el mejor para el mundo.

Si Jesús fuera millennial tendría una mente abierta y consiente hacia la realidad. Caminaría por la calle sin ensimismarse en sus propios problemas o pensamientos para observar lo que le rodea, y entonces caer en la cuenta de una humanidad bastante deshumanizada

La diferencia con el millennial típico, es que Jesús se inquietaría en el afán de encontrar maneras de regresarle la humanidad perdida a las personas. “¿Cómo le hago para dignificar la vida?” Se preguntaría, y entonces, de manera sencilla, trataría al cajero del Oxxo, a la mesera de Friday’s o al conserje de su escuela, de forma digna, viéndolos como hermanos y hermanas. . De lo cual brotaría un deseo casi obsesivo por crear proyectos en los cuales poner sus talentos al servicio de otros y otras. Involucrarse, participar, ser activo de una transformación social.

Si Jesús fuera millennial se divertiría como cualquier otro joven, pero no bajo el mismo enfoque. Salir de fiesta equivaldría a celebrar la vida con aquellos que ama. Eso que a veces opacamos con el exceso, uno que en ocasiones nos despersonaliza, en lugar de unirnos más. Ya se menciona en los evangelios a un Jesús “comilón y borracho”. O sea, una persona que disfruta de los placeres más humanos. Nuestro personaje millennial no sería la excepción. Sin embargo, es posible que este Jesús no se pierda en medio de tanto materialismo y falta de autenticidad. En pocas palabras: sería parte del mundo sin ser mundano.

Llevaría una vida espiritual, que se basaría en cerrar la puerta de su cuarto para abrir la del corazón. Orar la vida, discernir los momentos, tomar decisiones, asumir lo que es como persona desde su inquieta juventud y preguntarse constantemente: “¿Qué quiere Dios de mí?” Actuar a partir de ello. Y encontrar la felicidad en lo que le rodea: un atardecer, un libro, una película, una canción, una caminata, un viaje, una mirada…

Si Jesús fuera millennial tendría amigos y amigas con los cuales compartir su vida. Aunque por momentos sus convicciones más profundas podrían resultar incómodas; posiblemente “exageradas” para algunos e “inspiradoras” para otros. Está tan convencido de su vivir que genera repulsión y curiosidad por igual. Después de todo es persona y opina, debate, critica, habla, confronta, pero siempre desde el amor y no la superioridad.

Si Jesús fuera millennial algo me dice que no le haría el feo a las redes sociales. La diferencia es que para él no serían un altar al ego sino una herramienta de acercamiento, conocimiento y comunicación con sus semejantes. Probablemente suba fotos de atardeceres a Instagram y redacte como descripción: “¡Qué grande eres Padre!”. Tuitearía frases o parábolas sobre sus encuentros y certezas (cuando le cae el veinte sobre algo). Publicaría historias sencillas que remarcan lo más importante: un sentido comunitario de la vida mostrando a su familia, amigos, gente cercana, instantes de convivencia. Y después guardaría el celular para centrarse en eso, la gente real.

Sería un joven contemplativo, consejero, atento y servicial. Alguien con pasiones y que se desvive por transmitir que el Reino de Dios puede experimentarse en un antro, escuela, centro comercial, cine o hasta en el callejón más oscuro de la ciudad.

En fin, si Jesús fuera millennial alguien notaría algo raro. Lo tacharían de loco, inadaptado, excéntrico. Pero, al mismo tiempo, habría quien encontraría en él la esperanza, ejemplo y amistad que se requieren para cambiar el mundo día a día.

Ojalá Jesús fuera millennial, pero como no lo es (históricamente hablando), nos toca a nosotros esa responsabilidad tan dichosa: la de enamorarnos tanto de la vida que no nos quede de otra más que dignificarla, liberarla y, pues eso, vivirla.

 

Gallo Molina

Nos leemos en Twitter: @gallo_molina

 

Anuncios

Un pensamiento en “SI JESÚS FUERA MILLENNIAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s