¡NO TODO ES UNA VIOLACIÓN A TUS DERECHOS HUMANOS!

De pequeña yo fui embajadora del DIF sin que me contrataran: andaba pregonando sin ton ni son cuando mi mamá intentaba regañarme, dejarme sin muñecas o regalarme una chancla voladora que LA IBA A ACUSAR CON EL DIF si no respetaba mis derechos. Ni más ni menos, apenas sabía hablar y me permitía señalar a mi madre que de no respetar mis libertades, el DIF me iba a librar de ella.

Una fichita -diría mi abuela-.

Sin embargo, mis reclamos durante la niñez eran infundados y nunca fui parte del 55-62% de niños y niñas en México que sí son víctimas de maltrato. Desde esta perspectiva, no resulta gracioso ni curioso que las y los más pequeños sepan qué podría calificar una agresión y a dónde deberían acudir en caso de presentarse una situación así, sea en el hogar, en la escuela… Y ¡BOOM! ahí está el truco: ¿cómo podríamos saber qué sí y qué no es una agresión, una violación a tus derechos humanos y libertades?

Me encantaría decirles que tengo una respuesta genérica preparada, pero no considero que pueda ser resuelto el dilema de esa forma. Tendría que estudiarse caso por caso, analizando cada actuar, omisión o los límites de una situación, la gravedad según edad, género o alguna otra vulnerabilidad particular…

Además, este elefante apunta al trasfondo de la pregunta que comúnmente suelen hacerme en mi familia -en tono de burla y broma-: “¡¿Verdad que están violentando mis/sus derechos humanos?!”

Y no, no siempre.

chiste-chocolo-derechos-humanos

A decir verdad, somos todos y todas, quienes constantemente atentamos contra algún derecho humano sin querer queriendo. No hay nadie que se salve de haber replicado una conducta machista -desde creer que tu pareja femenina tiene que quedarse en el hogar, hasta esperar a que él pague la cuenta por ti, chica- , o utilizado una palabra de forma despectiva para señalar a un grupo determinado de personas – sí, deja de decir indio y por favor, pxto-jxto-.

Con ello, no nos podemos quedar sentadxs, tristes y a darnos golpes de pecho. Debemos reflexionar sobre nuestras actitudes, lenguaje, acciones y pensamientos -especialmente los inconscientes-. Muchas veces no se trata de la intención detrás, sino al fin y al cabo en el hecho mismo que por ejemplo, te pudo haber llevado a discriminar a alguien.

En otras palabras, ¿qué fue lo que te ha orillado a creer que eso es correcto?, ¿por qué existe esta costumbre o idea?, ¿y si su origen o fin enraíza en la concepción de inferioridad o invisibilización de la otra persona?

Antes de salir a la calle gritando ¡ ESTÁN VIOLANDO MIS/TUS DERECHOS HUMANOS!, tenemos que tomar con seriedad el tema: no es nada más lo notorio lo que nos tiene que impactar o enervar la calma, sino las “pequeñeces” que en realidad motivan y alimentan a los grandes actos que reprobamos (veáse: la falta de tolerancia y respeto a la libertad de creencias que en incontables ocasiones ha ocasionado que la humanidad se destroce sin piedad).

No soy una experta en el tema, sigo aprendiendo mucho sobre cómo cambiar las propias influencias y tendencias que he aprendido. Al final, soy parte del mismo sistema de creencias, leyes, historias, tradiciones y costumbres cuadrado y arcaico del que tú eres. Pese a ello, el reconocimiento de que no todas las cosas e ideas que nos han vendido son las más adecuadas, sirve para avanzar hacia una verdadera vivencia y desarrollo de los derechos humanos en nuestra cotidianidad.

La clave está en darnos la oportunidad de leer entre líneas y no absorber como máquinas lo que nos dan y enseñan. Sólo así, comprenderemos que no todo es una violación a derechos humanos , que la transformación de los patrones de conducta que propician estas vulneraciones es nuestra responsabilidad y que con éxito, ello nos permitirá prevenir una transgresión a tus, mis, nuestros derechos humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s