Dime qué te untas…

El domingo pasado, David conversaba con un amigo muy querido (para quien va dedicado este Elefante) sobre el siguiente tema: A diferencia de la cantidad de publicidad que se dirige hacia la higiene genital de las mujeres, es poca o nula la información que los hombres recibimos sobre los productos y las prácticas para nuestro cuidado íntimo. Ello provoca que, ante la poca difusión sobre éstos y la enorme cantidad de imágenes alarmantes que los hipocondríacos NO debemos googlear, se generen redes de recomendaciones y tips entre varones que, aunque no sustituyen (desgraciadamente) el poder discursivo de la medicina, sí alivian nuestras paranoias y nos hacen sentir más seguros de la salud de nuestros cuerpos.

maxresdefault (1)

Del párrafo anterior se desprenden, claro está, algunas premisas: La vacuidad de esta información se relaciona directamente con el miedo a deformar o debilitar nuestra masculinidad.  Mientras que los productos para las mujeres se anuncian con una semiótica asociada a las flores, los colores pastel y “las niñas bien”. La poca difusión se debe a que, entre muchos hombres y entre los medios que se encargan de producir los contenidos que se dirigen a ellos como público meta, no es rentable ser o parecer un varón que se cuide el glande. Tener una irritación en el escroto te hace “débil”, “ridículo” y “sospechoso”: ninguno de los tres adjetivos relacionados con la masculinidad. Pues bien, así como los hombres también lloramos, igual se nos pone rojo el pito.

PEwRrEzEzPkaTuK-800x450-noPad

Por lo anterior, otra premisa: el pene (con todas sus partes) es susceptible a inflamarse, enrojecerse, irritarse, llagarse, infectarse, resecarse. Y, por supuesto, existen jabones, cremas y aceites para el cuidado genital de los hombres. Esta semana hice algunas preguntas (por WhatsApp) a mis amigos varones (tanto heterosexuales como homosexuales) sobre el cuidado de sus genitales (sí, fue un poco extraño, pero ya están acostumbrados a mis rarezas) y me sorprendí de sus respuestas: uno de ellos NUNCA se había hecho una prueba rápida de VIH; otro confesó que no había ido nunca al consultorio de un/a urólogx; y otro dijo que, si se le irritara el pene se pondría “la crema que tuviera su mamá”. Las otras respuestas mejor ni las pongo aquí, porque se van a asustar MUCHO.

hombre

En la mayoría de las ocasiones, cuando el paciente acude a un urólogo o un proctólogo es porque ya presenta algún problema de salud. Las revisiones médicas (así como las pruebas de cualquier ITS) deberían ser constantes. Muchos de los virus y bacterias que se transmiten por contacto sexual no están indispensablemente relacionados con la penetración, ni exentos de presentarse si se utiliza protección. Pero aquí entra a la cancha otro factor muy importante: por lo general, nos ATERRA asistir con un(a) especialista que vaya a manipular nuestro pene/ano bajo la luz de un consultorio. Ello sin tomar en cuenta que, para los hombres que tenemos relaciones sexuales con otros hombres, se agrega un posible factor de discriminación y patologización por parte de quien sostiene una pluma para firmar una receta. 

Dime qué te sabrías untar… y te diré qué tanto sabes de tu cuerpo. A mí me han pasado desde cosas muy simples hasta situaciones muy vergonzosas. Y aunque no le desearía ni al peor de mis enemigos que fuera tan hipocondríaco como yo, sí lo exhortaría a revisarse con más frecuencia y a tener en casa o en su mochila del gimnasio los ingredientes necesarios (alópatas, homeópatas, naturales, sintéticos) para el cuidado de todas las partes de su cuerpo. Así como cuidas que tus bíceps se vean fuertes en las fotos que subes a instagram o que tu cabellera salga intacta de tu casa, por favor, al menos cuida que no te huela feo.

David Loría Araujo

Ciudad de México a 16 de febrero 2018.

PD: En los últimos años, he estado haciendo una lista de doctores y doctoras amables en Mérida (incluso amigables con la diversidad), por si “ocupan” (pruebas gratuitas de VIH, urólogxs, proctólogxs, entre otrxs).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s