VIVIR VIAJANDO: ESPIRITUALMENTE

frase

Algo tiene de místico el año nuevo. Besas a algún desconocido o pierdes toda noción del tiempo. Por unos instantes la existencia se suspende en el aire, y toda la historia de un año muere para resucitar con otro nombre.

Siempre me ha dado nostalgia esta fecha. Me gustaría que no existiera ese día y pudiéramos dormirnos el treinta de diciembre para levantarnos el primero de enero como si nada. Tal vez, en el fondo, solo quiero detener el tiempo. Escapar de la realidad. Viajar sin ir a ningún lado.

No creo en el destino, pero sí en las oportunidades. Aprender a tener un agudo sentido para identificarlas es a lo que denomino “llamado”. No sé cómo funciona esto a nivel cósmico, pero cuando vislumbré la posibilidad de pasar un año nuevo meditando y aislado completamente del mundo no me lo pensé mucho. Dios me sedujo a través de un “viaje espiritual”. Y realmente lo fue. Sin avión pero con maleta. A veces, el trayecto que necesitamos no es ir lejos geográficamente, sino adentrarnos en las profundidades de nosotros mismos. Dejar el mundo (la realidad) por un rato.

10680505123_aba8b70450_b

Diría Carlos Lang en su Ted Talk Vivir Viajando que “Aquel que se dedica a lo que ama está condenado al éxito”. Bueno, por más ñoño que suene, amo y me apasiona mucho todo lo relacionado con la teología, filosofía, cristología, corrientes zen y demás. Lo espiritual es algo que siempre ha estado muy afianzado en mi vida, incluso creo que debe de estar en mi ADN. Es una especia de sentido extra. No sé. Pero ahí fijé mi objetivo. Necesitaba reencontrarme. Lo que no sabía era que en realidad debía de reencontrar a Dios.

Lang también habla de que no hay sueños sin constancia, dedicación, disciplina, entrega. Así que para lograr este viaje, debía de tener una determinación bien puesta: oración y silencio, el 90% del tiempo. Ese es el verdadero viaje, callar tu mente, tu entorno, tus oídos, tu boca, todo. Y escuchar a través de la sola existencia.

“Viajar es evolucionar. Nos sensibiliza, nos hace ver más allá”. Concuerdo con él, todo lo que descubrí sumergido en mi interior: sentimientos, heridas, ideas, sueños, frustraciones, culpas, anhelos, personas… me tocaron y yo tuve que tocarlos para contactar con mi afinidad más cierta, que soy parte de una creación.

viajaresevolucionar

No me cabrían las palabras para explicar el viaje por completo, pero aquí les dejo algunas anotaciones de mi “diario viajero” (por llamarle de alguna manera). Todos estos descubrimientos, luces, frutos, no vienen de mí, sino de quien me los quiso revelar, ya saben…

“No el mucho saber harta y satisface el alma sino el sentir y gustar de las cosas internamente”

A veces quitamos a Dios de nuestra vida con tal de no opacarnos a nosotros mismos. Pero no nos damos cuenta de que no podemos brillar con luz propia. Somos lunas, Dios es el sol.

Nos falta conciencia cuando nos falta confianza.

Confiar en Dios no es depositar la esperanza en un destino que no existe sino poner todo lo que soy en el fin para el que fui creado: ser feliz.

Si Dios me ama profundamente, ¿cómo correspondo yo a ese amor? La espiritualidad es una relación.

Te has olvidado de quien eres y estás intentando darle sentido a tu vida a través de experiencias que, si bien son importantes, terminan siendo meramente pasajes superficiales y sin ninguna trascendencia. Lo importante no es dejar de vivirlas sino relacionarlas con algo más grande.

Toda elección consciente es hacerme cargo de mi propia historia.

tumblr_n9teoqEyAT1qg9taqo1_1280

Estamos llamados a hacer (con h) lo que estamos llamados a ser (con s).

La realidad es que nunca dejarán de haber experiencias o procesos agobiantes. La espiritualidad consiste en vivir dichos procesos acompañados por un Dios que quiere formar parte.

¿Cómo vas a ver a quien ama si tú no amas?

Amas desde tu egoísmo.

“Quiero que seas feliz, quiero que seas pleno… ¿me dejas?” Dios

Soy creatura. Yo no me creé. Yo no soy dueño de nada. Ni de mí mismo.

Confío en mí porque tú confías en mí.

Las experiencias de amor no caducan.

En la manera en la que te reconoces débil dejas a Dios ser Dios.

Por eso no es coincidencia que, a veces, la gente nos quiera, nos busque, nos admire y quiera acercarse a nosotros. Es porque ven a Dios.

¿Cuál va a ser la brújula que guíe tu vida para siempre?

makethingshappen

Estar enamorado de la vida es defenderla.

Las heridas existen, pero la actitud ante ellas es elegida.

Decide y resuelve pensando que la persona a la que vas a servir es mayor que tú.

Los sentimientos no son malos.

Cuando quieras amar, mira al otro como tú piensas que Dios lo miraría.

La soberbia se convierte en adicción. Te vuelves adicto a tu falsa seguridad.

Debemos de recuperar el proyecto de hacernos personas.

Hasta Jesús mismo necesitó de otros para cambiar sus propios pañales.

Cuando hacemos algo puramente por reconocimiento ha perdido todo valor.

Dignificar la vida comienza con lo más básico: el cuidar y proteger a quien más amas.

Todo discurso que te lleve a una justificación es mentira.

Las flores son bellas, pero no se esfuerzan ni un ápice en serlo.

Al final, todos tus tweets, fotos, textos, serán olvidados… solo trasciende lo que se hace desde el amor.

Lo que se diga o no se diga de mí no importa.

Tiene que haber un sentido más profundo de la vida que trabajar, ganar dinero y comprar cosas.

En la superficie había miedo, inseguridad, llanto… pero en el fondo había paz.

¿Cómo podrías negarte a compartir si no eres dueño de nada?

Aquello que nos va dando seguridades se vuelve adictivo.

“Fluir” es vivir sin apegos.

Lang

Al final, viajar nos hace mejores personas. Pero siempre llega la depresión de volver a la realidad. Carlos Lang dice que “la respuesta de tu felicidad es tu realidad”. La diferencia es que cuando volvemos del viaje, ya no somos los mismos. Y lo más padre de la espiritualidad es que tiene que ver con todo lo que te rodea: lo que lees, la música que escuchas, lo que escribes, qué dices, con quién sales, a quiénes conoces, qué te apasiona, qué te mueve, tu razón para levantarte todos los días. En fin, quien eres.

“La vida es demasiado fugaz como para que no valga la pena”, así concluye su conferencia. Lo bueno es que he encontrado algo en mi vida que le da todo el sentido que necesita: encontrar a Dios es encontrarte contigo mismo.

Gallo Molina

Nos leemos en Twitter: @gallo_molina 

Anuncios

Un pensamiento en “VIVIR VIAJANDO: ESPIRITUALMENTE

  1. Pingback: “NO EXISTE EL AMOR” PARTE II – EL ELEFANTE EN LA SALA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s