COCO: LA IMPORTANCIA DE SER RECORDADO

Muy pocas películas tienen la capacidad de tocarnos, mucho menos de hacerlo incluso desde los primeros segundos. La clásica intro del castillo de Disney, en esta ocasión, con música mariachi, fue una caricia a la nostalgia que implica el ser mexicano o mexicana, de saberte cobijado por una tradición e historia con tanto sabor, color y alegría; gracias a Coco, olvidamos por unos instantes que México tiende a sumirse en un agujero de injusticia, corrupción y desigualdad para mostrarnos lo mejor de nosotros mismos a través de los sueños de un niño en un pequeño poblado de Oaxaca.

(PUEDE CONTENER SPOILERS.)

Pixar ha logrado crear la fórmula perfecta: películas de tinte infantil cuyo verdadero público es adulto, porque a pesar de serlo, un pedacito de infancia aún vive en cada uno, nos sigue emocionando la música, los chistes y los entrañables personajes, pilares de las películas de Disney. Coco no es la excepción.

Desde el papel de china que va contando la historia de la familia de Miguel, y como su tatarabuela “no se iba a quedar de brazos cruzados cuando su esposo la dejó”, la película no deja de ser un fiel reflejo de nuestra cultura y tradición, especialmente en la dinámica familiar. Sin embargo, a pesar del cariño y unión que caracteriza a la familia mexicana, Miguel no tiene permitido expresarse a través de la música debido a un estigma  que ha persistido por generaciones. Su determinación lo llevará a descubrir el mundo de los muertos y cómo éste se relaciona con el de los vivos.

En lo personal me encantó la mecánica que creó Pixar para esto, es decir, el hecho de que en verdad los muertos vengan a visitarnos y llevarse sus ofrendas es la forma más sencilla pero también la más certera de convertir el mito en realidad. Pero no sin su debido toque de drama: solo puedes “vivir” si aún no has sido olvidado. Qué. Fuerte.

Me pareció irónica la retórica del héroe de Miguel: “Vive tu momento”. Ernesto De La Cruz, máxima figura musical mexicana, habla de la persecución de los sueños y de cómo él luchó por hacer realidad el suyo. Aunque al principio nos parece inspirador, después descubriremos que los sueños no implican cualquier precio, en especial el perderse a uno mismo, a su esencia, a sus raíces…

Miguel lo aprenderá enfrentando a su familia, para al final descubrir que los sueños solo valen la pena cuando hay personas amadas con las cuales compartirlos. Porque incluso alcanzando la fama, no será lo mismo ser recordado como figura que como persona. La escena en la cual Héctor acude a un amigo suyo por una guitarra para Miguel es tremendamente triste. Me impactó la manera tan simple pero tan poderosa con la cual se nos ejemplifica la trama que envuelve a toda la película: todos moriremos algún día, pero no todos moriremos en la memoria. Sin duda la muerte es de las mayores prerrogativas de los seres humanos, pero nada se compara al hecho de ser olvidado. Podemos estar vivos pero si no nos sentimos relevantes para otros, si no sentimos que somos tomados en cuenta o importantes, si no nos sentimos queridos, poco sentido tiene vivir.

95174281_07dea824-5d5f-475a-8209-f32aaf24c336

Héctor pareciera el típico personaje secundario sin importancia cuyo único propósito será ayudar al protagonista a lograr su cometido, pero no, un plot twist brutal le dará la importancia que realmente tiene en la historia, no solo del presente, sino de toda la ascendencia de Miguel. Su único crimen fue dejarlo todo por un sueño, y cuando cayó en la cuenta de que hay un precio demasiado alto, recapacitó. Por el otro lado, la avaricia, soberbia y ansias de fama corrompieron por completo a Ernesto De La Cruz, que sí, cumplió su sueño a costa de destruir los de otro. Es la ejemplificación más radical y real de la vida, uno cambió la amistad, bondad y amor por vivir el éxito; el otro cambió el éxito por aquello que en esta vida debería ser innegociable: el amor que nos une y relaciona.

Un detalle que amé es la importancia que tiene un personaje aparentemente no tan relevante, pero cuyo nombre es el de la película. Coco, la frágil bisabuelita de Miguel tan perfectamente representada porque todo mexicano tiene o ha conocido a una ancianita así, será la que defina si el filme termina en tragedia o alegría. Es la verdadera heroína. Es la que rescata a su padre del olvido eterno.

Esa escena, ambientada en la luz matinal de la habitación de Coco, no solo merece una mención aparte sino un monumento. Es el culmen del sueño de Miguel, porque al final, después de todos los problemas por los que tuvo que pasar para ser músico, será la música la que se internará en las arrugas superficiales e internas de Coco hasta tocar su alma y traer de nuevo el recuerdo de su padre. He ahí el poder de la música, que cuando es compartida con alguien a quien amamos crea un vínculo irrompible, porque cada vez que escuchamos esa canción que nos recuerda a otro, se siente como si nunca se hubiera ido.

happy-mothers-day-coco

Miguel y Coco cantan juntos, con suave voz. El momento es de lo más bello que he visto en cine. Imposible no conmoverse ante dicho encuentro. Debo admitirlo, mis ojos se humedecieron y el corazón se me hizo pequeño. Creo que en ese instante todos recordamos a aquellos seres queridos que hoy no están y también a los que sí, y con los cuales compartimos el recordarnos lo que somos y que “el amor verdadero nos une por siempre”.

El mensaje de Coco (la película) es imponente:

Vale la pena luchar por los sueños y por lo que uno anhela con todo el corazón. Pero esa lucha solo tiene sentido cuando es compartida por aquellos que nos aman y que nos ayudan con su presencia incondicional a recordar lo que somos, de dónde venimos y, sobre todo, que nunca seremos olvidados.

 

Gallo Molina

Nos leemos en Twitter: @gallo_molina 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s