¿Es la denuncia social la única?

No lo pensamos dos veces: Ante una situación sospechosa, una irregularidad o un delito escribimos, fotografiamos y compartimos. Hemos hecho nuestra denuncia, la más aceptada y utilizada socialmente.

Frente a un Ministerio Público que no nos representa y un gobierno que no entiende de recursos efectivos y rápidos, la sociedad ha optado por exigir sus derechos a través de las diversas redes sociales.Sea Twitter, Facebook, Instagram o un blog, cualquiera funge como oficial diligente y juez empático a través de amigos, conocidos o víctimas de un mismo episodio.

twitter

Es alarmante lo que nos ha motivado a buscar otros foros de denuncia cuando se supone que la ley ha estatuido los indicados y también, que sintamos que ello no ha sido por nosotros, sino sólo por ellos: cuando la situación nos resulta incómoda, somos los primeros en extender el brazo para pagar la multa y la aceleración de un trámite; los sordos ante los gritos de una vecina maltratada por su esposo y si hace falta, hasta ciegos cuando vemos que unas personas llevan y dejan en la calle a otras enfermas o de la tercera edad para mendigar.

Simplemente no podemos creer que las cosas están mal o peor sólo cuando las hacen las autoridades, pues al principio y al final, ellos son un reflejo de nosotros.

Lo anterior, toma sentido también frente  a las denuncias que hacemos. Nadie puede negar que las redes sociales son la mejor plataforma para que nuestras quejas tengan eco en todo el país o el mundo; pero no podemos olvidar que existen instituciones y órganos gubernamentales que han sido creados para atender y resolver nuestras exigencias de justicia.

Verán, soy una fiel creyente en el poder que tiene la sociedad para movilizar y recordar constantemente a las autoridades lo que prefieren olvidar y poner en pausa. Aun así, ello no es suficiente ni adecuado, con el tedio que supone las largas horas y diligencias en el Ministerio Público o la vergüenza de acudir a contar lo sucedido, sigue siendo la vía legal nuestro primer paso para despertar a nuestros gobernantes de su letargo y crear total presión: Afuera, adentro, de un lado y del otro; en conjunto con la social.

No hay que dejarlos descansar, ni nosotros pensar que toda la carga está en ellos.

-Monse.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s