¿Ellos, los nadies. Nosotros, los aporófobos?

*Me crucé por el Internet con unas notas periodísticas sobre un ensayo de Adela Cortina titulado “Aporofobia: el rechazo al pobre. Un desafío para la democracia”, aquí algunas cuestiones que reflexioné con éstas, el poema de “Los nadies” de Eduardo Galeano y el libro “Daños Colaterales. Desigualdades sociales en la era global” de Zygmunt Bauman.

mafalda pobres

El dinero quizás no hace la felicidad, pero sí que da remedios placenteros. Los ejemplos están en las lujosas casas de Xóchitl (la “capillita” de Javier Duarte) ,en el exorbitante número de ceros del cheque de Neymar o hasta el exclusivo Tesla que recibiera por su cumpleaños Thalía.

Y no, no tiene nada de malo que existan personas con la posibilidad de obtener esos bienes si ha sido acorde a la ley, pero es este desfile de personalidades con cuentas bancarias millonarias lo que ha hecho que no importe la balanza, sólo el lado del que se inclina.

Nos aflige tanto no tener lo suficiente que perdemos la mitad de nuestras vidas trabajando para no vernos reflejados en las historias y las caras que viven en la calle. El miedo a ser pobres es tan real que en nuestro intento de huir, hemos optado por el rechazo y temor a toda persona con ESA condición. Ese sentimiento y las actitudes que de éste se pueden derivar ha sido tituladoaporofobia”.

Quizás no todos tuvieron la suerte de nacer con un talento deportivo, el ingenio para emprender un negocio innovador o la casualidad de nacer en un hogar donde la subsistencia estaba garantizada; sin embargo, esas cuestiones son irrelevantes cuando la baraja de oportunidades se extiende a todos los iguales por igual, y a todos los desiguales por desigual (así la comprensión desde Aristóteles).

La aporofobia se esconde hasta en las más insignificantes e indiferentes acciones, pues de sentir molestia por el indigente hemos pasado a simplemente ignorarlo. En cambio, aquel estereotipo donde la riqueza se idolatra, se traduce como éxito y autorrealización nos lleva a relacionarnos o enorgullecernos de los que cuentan hasta con dinero de sobra. Los que menos tienen o no tienen, esos de lejitos.

No obstante, esta fobia se encuentra lejos de ser inofensiva. Ha rebasado los discursos “románticos” que refieren la exclusión social como un golpe tremendo a la democracia, los derechos humanos y el bienestar colectivo y se ha implementado en políticas que alimentan en vez de impedir la exacerbación de esta situación discriminatoria.

Para Zygmunt Bauman, los candidatos naturales para el conteo de “daños colaterales” en las guerras contemporáneas, el combate al narcotráfico y los ecocidios o etnocidios planificados son los hombres y mujeres pobres; opinión de una conspiración que parecía compartir Eduardo Galeano al escribir los versos “que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local”“cuestan menos que la bala que los mata”.

Por si no fuera suficiente, la campaña contra el pobre es tan triste e ignorada como EFECTIVA. A los ojos de Adela Cortina no hay muestra más clara de nuestra aporofobia como la victoria de Trump ante su constante promoción del odio contra el extranjero pobre, jamás el turista dispuesto a desembolsar en su país.

Con este término ingenioso, las posibilidades de combatir el problema de la pobreza son más reales porque nos hace parte de la ecuación en la que pensábamos estar fuera. Hacer visible al invisible es dar un paso, pero ponerle nombre a la realidad que vivimos y no “viven unos cuántos”, es comenzar un camino de cambio y confrontación a las fobias que nos alejan de las personas y las cosas que verdaderamente importan ( y no, una de ellas NO es el número de ceros en el cheque de Neymar).

-Monse.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s