El destino y su camino según los efectos del insomnio

Hola insomnio, no te había extrañado.

Recuerdan esa frase que dice “me gusta la versión de las 3 a.m. de las personas, vulnerable, honesta, real”  bueno pues este post está escrito por esa versión.

En estos días cierta persona me comentó su frustración sobre el siguiente tema. Este elefante va para ti querido amigo de 20-tantos que no sabe que va a hacer con su vida, porque no eres el primero, el último ni el único.

Destiny... to believe that a life is meant for a single purpose, one must also believe in a common fate…

No estoy segura si creo en el destino, algunas veces me siento segura de que tengo uno específico, que estoy en este mundo y he pasado por las experiencias que he pasado para ser la persona que soy y dar mi aportación a este mundo (por insignificante que sea), otros días creo que la vida es sólo una serie de repeticiones.

Cada vez que entro a estos temas siento la necesidad de justificar mis palabras o de demeritarlas comenzando con frases como “sé que talvez pienses que es una tontería lo que voy a decir…” porque no es fácil explicar este tipo de temas a cualquier persona, ni todos están dispuestos a escuchar los dilemas filosóficos acerca de tu existencia, pero de vez en cuando encuentras a una persona que te entiende o que al menos entiende lo suficiente como para demostrar empatía.

El viernes justamente hablaba con una de mis personas favoritas de que, al menos ese día, si creía en el destino, hablamos de lo que yo siento que es mi destino, de que creo que estoy empezando a descubrir cual es y de que a veces creo que tengo un propósito. Ella me dijo dos cosas muy valiosas, la primera fue que no volviera nunca a demeritar esta conversación con un “talvez esto es una tontería”, porque en definitiva no lo era y que si alguien me había dicho lo contrario y me había hecho sentir tonta o fuera de lugar, era por su ignorancia y no por mi ingenuidad.

Lo segundo que me dijo es que soy afortunada, porque no todos sienten esa pasión ni convicción tan grande ante la vida.

De cualquier manera, tras dedicarle intensivamente aproximadamente un año y medio a mi búsqueda de razón de ser, puedo decir con certeza que no es nada fácil entenderla, ni mucho menos afrontarla, entonces no entiendo porque algunas personas se empeñan en hacernos sentir que tenemos que tener todo resuelto a los 18, 19, 21 ó 20-tantos años o más… no me parece justo tener que saber y tener seguridad acerca de algo que es tan cambiante.

Nos guste o no verlo, cada mañana estamos en el borde del abismo, el inicio de un día no es más que un espacio de incertidumbre, no sabemos nada acerca de lo que pasará en el día y de como reaccionaremos ante eso, ni de si habrá otro día mañana.

Estoy posiblemente a la mitad, o con suerte, a un tercio de mi vida… y no por eso quiere decir que tengo la obligación de saber que hacer con ella, talvez aún no he vivido lo suficiente como para saberlo.

Mientras más crezco más me doy cuenta de que aparentemente el secreto de la vida adulta es fingir que sí, fingir estar en control, fingir que sabemos que es mejor, fingir que sabemos cual es el siguiente paso, fingir que pensamos que todo tiene solución cuando en realidad estamos tan perdidos como siempre lo hemos estado. La vida nos da años, no sabiduría… eso sólo lo dan los errores. 

No es justo exigirnos saber que hacer con nuestras vidas, pero tampoco es justo sentarnos a esperar saberlo. No podemos quedarnos estáticos, el tiempo pasa, las oportunidades pasan. No puedo decir que sé cual es la respuesta y justamente eso el punto de este post que no importa no saberla…

Querido amigo de 20-tantos que no sabe que hacer con su vida, no te preocupes por no saber, mejor ocúpate de hacer algo para averiguarlo, ocúpate de vivir, lo demás vendrá por añadidura.

Todos somos diferentes, encuentra la manera que te funcione, aunque sea por ensayo y error, lo importante es nunca dejar de buscar. Si es que tú crees en el destino o crees que estás destinado a hacer algo, abre tu mente y no permitas que ni tus miedos ni nadie, te impidan descubrir que es.

Y para todos los que no se sienten llamados a hacer nada en específico… talvez es momento de que se pregunten ¿por qué no?, ¿acaso nada los apasiona, los perturba o los inquieta? Y si la respuesta es que no, creo que tienen más de que preocuparse de no saber que hacer, porque talvez no saben que hacer con sus vidas porque no la han estado viviendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s