PROBLEMAS DE SENSIBILIDAD

Este elefante va para mí, y para todas aquellas personas esclavas de sí mismas.

Dramática, magdalena, débil, frágil: son términos con los que, incluso nosotros mismos, nos han denominado. Comentarios como “A ti no se te puede decir nada” “Hay que tratarte con pinzas” o “Por todo lloras” han sido nuestro pan de cada día durante muchos y muy cansados años.

“Las emociones, los sentimientos y las sensaciones han sido castigadas a lo largo de nuestra historia en numerosas ocasiones, por lo que no es extraño que la sociedad piense que sentir nos hace menos eficaces, fuertes y capaces a la hora de tomar decisiones y caminar por la vida.”

No dudo que existan en el mundo personas que finjan hacerse las sufridas o las víctimas, muchos acuden a esta estrategia a propósito con tal manipular personas o situaciones a su favor. A nadie le gusta ver a alguien sufrir o llorar, algunas personas simplemente no saben cómo interactuar o reaccionar ante estas situaciones por lo que terminan dándoles lo que quieren porque nos hacen sentir mal.

Sin embargo esta situación es diferente, no es algo que se provoque adrede y mucho menos algo con lo que se pueda decidir simplemente dejar de ser así, muchas veces viene de la nada, a raíz de un problema, equivocación, regaño, una situación que provoque un sentimiento de culpa o una frustración con nosotros mismos por no poder hacer o lograr algo.

“Relajarnos un poco” “Calmarnos un poco” son frases que solo nos hacen sentir peor.

Las causas son infinitivas, peor aún incluso pueden ser ocasionadas por terceros, no necesariamente el 100% de las veces sean por razones malas, a veces son por sentimientos de felicidad o empatía a una situación ajena.

No mejora con los años, creí que crecería, maduraría y aprendería a ser fuerte entonces dejaría de sentirme débil, aprendería a controlar mis sentimientos y mis lágrimas.

Hasta la fecha seguimos sintiéndonos sumamente frustrados por no poder controlar nuestras reacciones y emociones ante diversas situaciones. Únicamente lo menos que podemos intentar es descubrir y comprender por qué nos sentimos así, pero eso no mejora nada.

Solo nos queda entender, comprender y ser pacientes, la sensibilidad nos hace ver al mundo con unos ojos más comprensivos y llenos de amor. Definitivamente alguien que llora NO es alguien que “ no tiene carácter”, simplemente es alguien que siente y percibe demasiado, que se da cuenta de pequeñeces cosas que una persona con un ritmo de vida rapido jamas podría notar, que se preocupa mas por los demás, por que por lo mismo actuan y viven desde el corazón.

Mostrarnos sensibles y hacer ver a los demás que no somos piedras significa expresarnos seguros, abiertos, relajados, entusiasmados y proclives al aprendizaje, la comprensión y la madurez.

Ser sensible no es cosa de niñas, posiblemente si lográramos sensibilizarnos un poco con nuestro entorno y dejáramos a un lado el contacto virtual, nuestras prioridades cambiarían y resultaría beneficioso dentro de una sociedad meramente competitiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s