Roto entre los descosidos

 La noticia de la detención de Duarte en Guatemala ha sacudido a los medios y las redes sociales por varios motivos, desde el rencor popular en su contra y la gravedad de sus delitos, hasta por su cínica sonrisa y las especulaciones, dudas e incongruencias que envuelven su captura.

No cabe duda, independientemente de que se cuestione que lo hayan detenido convenientemente en los tiempos electorales del Estado de México, bastión priísta por excelencia, siempre es una buena noticia que se aprese a políticos corruptos; sin embargo, no podemos dejar que todo el ruido que genera la detención de Duarte nos distraiga de otros problemas igual de importantes, ni mucho menos creer que por ello se ha hecho justicia.

Con motivo de la detención de Duarte, Ciro Gómez Leyva publicó y comentó una foto de 2012 que vale la pena recordar: El recién nombrado presidente, Enrique Peña Nieto, rodeado por todos los entonces gobernadores, 19 de ellos priístas.

20170418_11_16_EPNGobernadores2012_Esp.jpg

Si observamos detenidamente la foto podremos reconocer a varios de estos personajes, y no precisamente por las obras públicas que han llevado a cabo.

Entre ellos están Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borges, a quienes EPN, cuando candidato a la presidencia, en una transmisión en vivo los calificó como el ejemplo y modelo de la nueva generación de priístas; también veremos a personajes como Fausto Vallejo, relacionado con los caballeros templarios; a Rubén Moreira, hermano de Humberto Moreira que fue detenido en España por blanqueo de capitales, cohecho y asociación criminal, entre otros, y conocido por endeudar a Coahuila hasta los dientes.

Compartiendo la escena también figura Rodrigo Medina, ex-gobernador de Nuevo León, ahora procesado penalmente por corrupción, y detrás de él, Andrés Granier, quien se encuentra en prisión desde 2013 , acusado por actos de corrupción que desataron en diciembre de 2012 la peor crisis en el Sistema Estatal de Salud, al quedar los hospitales sin recursos para adquisición de medicamentos y materiales quirúrgicos, así mismo, miles de pensionados y burócratas exigían el pago de sus pensiones y sueldos que no fueron pagados, y cientos de proveedores del gobierno del estado. También encontramos a Roberto Sandoval, actual gobernador de Nayarit, señalado por cubrir a su fiscal Edgar Veytia, hoy preso en Estados Unidos por narcotráfico… En fin como señala Ciro “10 de los 19 gobernadores de extracción priista enfrentan cargos penales, han sido procesados o están bajo sospecha”.

Podrá ser sólo una foto, pero vaya que dice mucho, aunque seguramente no todo. Podremos decir que se trata de “tan sólo” 10 gobernadores corruptos, sin embargo, detrás de ellos hay miles de historias de ciudadanos cuyas vidas se han visto gravemente perjudicadas por sus corruptelas e irresponsabilidades, y han dejado a su paso sus estado destrozados, divididos, endeudados y corrompidos.

La detención de Duarte no debe ser una medalla para la administración priísta, ni mucho menos representar más votos en el Estado de México (como quizás pretenden al haberlo capturado justo ahora), esto sería un total contrasentido, como leí en un meme hoy “los priístas detienen a priístas que han robado, para convencer a la gente que vote por ellos y puedan volver a robar… y les funciona”. No dejemos que les funcione, indignémonos. Tanta corrupción solo se explica con complicidad y con anuencia del gobierno y del partido, o ¿esperan que creamos que nadie sabía lo que estaba pasando? Como señaló acertadamente Pedro Kumamoto, él no es él, sin ellos.

Ojalá la fotografía de Peña con los gobernadores nos ayude a pensar que si tantos frutos están podridos, es porque el árbol está igual…o peor, y que un árbol así hay que cortarlo.

Yo genuinamente creo que los partidos políticos se han convertido en una fábrica de corruptos, pero en el PRI aplica de sobremanera la teoría de la selección natural, y los más fuertes siempre son los más malos y los más malos quedan victoriosos. Esta dinámica no me sorprende, lo que me sorprende es que sigamos votando por ellos. Pero supongo que es lo mejor de nuestra pobre e incipiente cultura democrática.

Footnote: Definitivamente los priístas no son los únicos corruptos, no; sin embargo viendo los números, es imposible negar que entre lo malo (porque en nuestro país no más), el PRI es lo peor, es un roto entre descosidos y eso tendría que castigarse con el voto y no debería darnos miedo decirlo ni reconocerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s