Casey Affleck es inocente

No soy fan de Casey Affleck, ni siquiera he visto la película que le valió un Óscar o seguido su carrera actoral. Es más, me vengo enterando de la existencia de Manchester by the sea. A ese grado mi desconocimiento –cinematográfico y de la farándula-.

Toda vez, este elefante va dirigido a los titulares que se multiplican en miles de páginas de internet que ya sean revistas, blogs o periódicos, demeritan al actor con base en cargos en su contra por acoso sexual.

Quizás nunca sabremos si pasaron los hechos señalados por Amanda White y Magdalena Gorka en las notas y demandas en contra de Affleck. Sin embargo, los casos le han hecho a la comunidad internacional elegir bando y adoptar un papel en donde descalifican a las víctimas o al actor. Actitudes lamentables y fuera de lugar.

Así como pintan las circunstancias actuales, sin ánimo de ofender a víctimas o victimarios, de este caso o parecidos, no tomé postura alguna y ello no me detuvo para cuestionar: ¿De verdad pasó lo que cuentan?

No me malinterpreten. Pero como víctima de agresión sexual, no puedo evitar sentirme dolida y pasmada ante el “arreglo” que hicieron Gorka, White y Affleck. Es decir, se sometieron a mediación, se concedió una cantidad misteriosa de dinero a cada una y ahí se cerró el capítulo de terror del libro de S. King que narran en sus demandas.

Me horroriza la violencia física y psicológica, al igual que víctimas que alzan la voz y arriesgan su vida profesional, se limiten a llegar a un acuerdo con su agresor que implique su libertad sin recibir ningún tipo de tratamiento o confinamiento (lo cual se acostumbra en delitos tan graves como hostigamiento sexual), sobretodo ante una clara posición de poder de éste.  Es decir, ¿QUÉ SOLUCIONA RECIBIR DINERO?

Y sí, las compensaciones podrían sufragar los gastos de la atención médica que las víctimas de agresión sexual suelen requerir; aunque, ¿y el perpetrador? No es ser “buena gente” pensar en su salud mental, es buscar atacar de raíz un problema que no distingue países, clases sociales, culturas, géneros…

Exacto, es la conciencia de reconocer lo que conlleva la libertad de un agresor sexual que jamás ha recibido castigo o tratamiento adecuado: Un límite y una herramienta de ayuda trascendentales.

Todavía me carcome por dentro pensar que no es suficiente haber rezado noches enteras porque mi agresor fuera una persona diferente . Aún pienso esperanzada que el episodio haya sido sólo una etapa de su vida, que no haya habido nadie más y que nunca vuelva a haber. Sin embargo, tengo sólo eso, una ciega fe.

Sé que no podemos generalizar, incluso en estos casos donde se han estudiado ciertos patrones en las víctimas de abuso sexual. Aunque, desde estos zapatos, la comprensión no me alberga para pensar posible mediar el sentimiento tan impotente y frustrante de ser denigrada, de aceptar dinero sin luchar siquiera por la imposición de atención psiquiátrica o psicológica pertinente de mi agresor.

Si el tiempo no hubiera jugado en mi contra… Me encantaría decirles que no me siento culpable por la incertidumbre que me causa el no saber si mi agresor ha cambiado en sí o sólo de mí. De ser ésta última opción, me siento inevitablemente parte de un círculo que no tuve, no pude o no quise romper cuando ocurría.

Ojalá pudiera decir que Casey Affleck es inocente. No por lo brillante de su futuro en la pantalla, sino porque de ser ciertas las historias de Gorka y White, de él como agresor libre sin recibir ayuda, ello sólo puede significar que como galardones, vendrán más: Más víctimas.

Y recuerda, esto no es exclusivo de actores de Hollywood ni mujeres.

Anuncios

4 pensamientos en “Casey Affleck es inocente

  1. Hola Monse! Me parece muy interesante tu planteamiento y estoy de acuerdo con lo escribes, así como también comparto tu postura, tus preocupaciones y tus esperanzas. También he sido víctima de agresión sexual y de abuso (lamentablemente creo que es algo dolorosamente común), por lo que entiendo y comparto la idea de que el dinero no compensa el daño ni soluciona la problemática. Tampoco sé (ni creo que sea realmente relevante) si Casy Affleck es inocente o culpable, y sé que nunca lo sabré por lo que juzgar es inútil, pero como tu, también lamento la falta de medidas adecuadas, de prevención y de intervención que se da en estos casos, por lo cual, solo se propicia que existan más y más situaciones similares.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias por leer y comentar. Definitivamente queda mucho camino por recorrer para garantizar que esta clase de situaciones no se den o sean atendidas adecuadamente. No obstante, es parte de nosotras como víctimas de alzar la voz y exigir para provocar debates, propuestas y soluciones tanto dentro como fuera del ámbito jurídico, social… En efecto, su inocencia por ser Casey Affleck me tiene sin cuidado, sólo me parece impensable y ruego porque se den mecanismos que no permitan que las cosas se queden así. No sólo por unos cuántos, sino por todos.

      Le gusta a 1 persona

      • Estoy completamente de acuerdo, creo que es sumamente importante que tomemos la responsabilidad que tenemos para provocar cambios en el sistema social de modo que estos casos disminuyan su incidencia y se eviten si es posible, así como también se manejen de manera adecuada y se les de el seguimiento pertinente. Me da mucho gusto que existan espacios de expresión como este y personas como tu que sean conscientes de nuestra responsabilidad y tomen acción al respecto 🙂

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s