Fenomenología del canto (en la regadera)

[Antes de empezar, una pregunta al margen: ¿Si Gallo no hubiera regresado al Elefante, no habría nada publicado desde el sábado?]

Ahora sí: ¿Está usted cansado del trabajo, los quehaceres o la tesis? ¿En las redes sociales no encuentra más consuelo que el carnaval de la idiotez humana? ¿Tiene la sensación de que sus conocidos forman parte de una trama conspiranoica para que no le salgan bien las cosas? ¿Cada día el entorno se parece más a un episodio de Black Mirror?

Relájese: Métase a bañar y cante.

¿Se resiste a aceptar que el siglo XXI está aquí hace dieciséis años? ¿A veces tiene dudas sobre si tendrá de nuevo una relación duradera? ¿Le molesta vivir en un país en donde los medios han convertido unos XV años en una mofa nacional? ¿El tráfico y el mal humor decembrino hacen que no quiera salir de su cuarto?

No debe preocuparse: Dése un buen baño y desafine.

¿Realmente quiere que este año termine de una vez por todas y se lleve consigo su historial de malas noticias? ¿Sus conocidos ya se están casando (o van por el segundo hijo) y usted todavía no sabe hasta cuándo le van a entregar su título? ¿Ya sabe, de antemano, que Anahí va a ser la próxima primera dama?

Pare de chingar: Regálese un regaderazo y eche un palomazo.

Aquí las instrucciones:

Antes de comenzar, asegúrese de no tener nada cocinándose en la estufa, de no encabezar la cola para usar el baño y de no haber ingerido alimentos en el lapso de una hora. (Haga click Aquí para información confiable). Si alguno de sus hermanos o roomies le graba, igual podría terminar como invitado en Venga la alegría o convirtiéndose en influencer, así que no se preocupe. Y eso sí: no encienda el bóiler. Entre a la regadera con agua helada, de esa por la que hay que brincar y arriesgar la vida sobre los mosaicos. 

Hágase de un shampoo de envase larguito, de su cepillo con mango para tallarse la espalda o de su desodorante en aerosol, y cante. Cante con todos los pulmones. Imagine que está en una audición de La voz o que llegó a la final de La Academia como Yuridia. Las gotas cayendo por su rostro dotarán a la escena de un dramatismo inigualable. Si necesita pista o gusta del playback y no tiene bocinas, inserte el celular en el vaso que utiliza para lavarse los dientes. Si no tiene vaso, corra a la cocina antes de quitarse la ropa. En caso de no saber qué canción entonar, las power ballads siempre funcionan. Arriésguelo todo con “All by Myself”, “La maldita primavera” o “Someone Like You”.

Recuerde no tardarse tanto, para ser eco-friendly. Si le preocupa el desperdicio del agua, siempre puede cerrarle a la llave mientras se enjabona. Sin el ruido de la regadera, el eco de su voz sonará aun mejor que cuando cantaba pegado a la parte trasera de un ventilador de piso: el mejor auto-tune casero. En las notas agudas, aleje el brazo con el que sostiene el micrófono, y agite los deditos como Christina Aguilera.

Lo mejor: todo es para usted. En el baño, tras la cortina o el cancel, no hay nada que pretender. No tiene que cuidarse por ser tan afeminado, déjese jotear a gusto. No tiene que preocuparse por no tener un cuerpo de revista, ni por no haberse depilado la entrepierna, ¡ni tampoco por no haberse sacado la tierra del ombligo! ¡Viva su cuerpo! Repita, entre canción y canción: esta es mi piel y todos mis pelos.

Cuando termine su casero MTV unplugged o su Primera Fila, póngase la toalla y mírese en el espejo. No debe estar empañado: si lo está, usted no siguió las reglas. Admírese: verse al espejo y saber que uno no soporta a nadie, incluso a sí mismo, es terapéutico. Estar de simple y saber que uno así puede ser un poquito más feliz.

Porque afuera, esos que no dejan de quejarse de su vida, los que viven para aparentar, los que creen que con publicar en las redes ya son ciudadanos responsables e informados,  a los y las persones que les molesta el lenguaje y la lenguaja inclusivxs o que pierden su día twitteando sobre si Maluma esto o lo otro, TAMBIÉN HACEN LO MISMO.

Aunque, a veces, en voz bajita.

Ciudad de México, 9 de diciembre 2016.

David Loría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s