Trump vs Kuma

La semana pasada millones de indiferentes le dieron la victoria al conservador Donald Trump con un sistema electoral representativo que le favoreció a  pesar de no haber tenido la mayoría del voto directo en su país; y con indiferentes no me refiero a que sean racistas, xenofóbicos, homofóbicos y demás terribles adjetivos calificativos, sino que me refiero a los millones de personas estadounidenses que prefirieron ser espectadores de cómo otras personas decidían el futuro de su país, desde la comodidad de sus casas.

Hablar de Trump sin mencionar su demagógico discurso es imposible.Yo no podía concebir esa victoria hasta que una imagen de Pictonline me ayudó a entender aquel triunfo. La mitad de los estadounidenses son violentos, racistas, ignorantes y están molestos con el establishment, lo cual justifica perfectamente el mensaje de su discurso: Make America Great Again!

Hablando de números: 59.727.805 personas votaron por Hilary mientras que Donald obtuvo 59.505.613 votos. En un país de casi 320,000,000 de personas, esos votos juntos suman poco más de 120,000,000 de votos, es decir, que ni siquiera el 50% de la población estadounidense salió a ejercer su voto.

Ahora que ven las consecuencias de sus actos, salen a manifestarse.

Por otra parte la semana pasada conocí a Pedro Kumamoto, quien fue el primer candidato a diputado independiente y pues, hoy en día es el primer diputado independiente en todo México, y tan solo tiene 26 años. También pude escuchar su discurso en dos ocasiones y no dejaba de mencionar, contrariamente a discurso de Trump, que el mejor recurso es el humano, confiar en ellos y no verlos como votos.

A grosso modo, mencionaba la importancia de que las personas tomen una causa y la hagan suya pero sobre todo habló sobre el valor de las personas, el valor humano. Incluso terminó dicha conferencia pidiéndole a las trescientas personas que acudieron al foro que se voltearán y se dijeran entre ellos, lo valiosos que eran, sin importar si se conocían o no. Me sentí en un foro de superación personal pero fue increíble vivir un momento de unidad entre desconocidos.

Kumamoto mencionaba que el voto nulo y la abstinencia de votar son un mensaje que los políticos aun no logran descifrar, a pesar de ser uno muy claro: ya no hay credibilidad.

Por otra parte, al revisar los votos que le dieron la victoria a Trump, causó mucho coraje entre los más jóvenes que Hilary había obtenido la gran mayoría del voto millenial en 48 estados del país. Lo cual se traduce a que las personas más jóvenes y que en verdad se preocupan por el futuro de su país optaron por Hilary. Mientras que la población que previamente he descrito y en su gran mayoría la población mayor optaron por “hacer America grande otra vez” con la ilusión de regresar al pasado que oprimía los derechos de los negros y no daba nacionalidades a los hijos de inmigrantes nacidos en suelo gringo.

Lo alentador: La generación millenial cree que mejorar es cambiar. Y considera también  que no hay que regresar a las viejas prácticas que oprimían las minorías ya que al final, lo que cuenta es el valor humano.

En cuatro años los millenial volverán a votar y se sumará al voto una próxima generación que piensa parecidos a nosotros.

Mientras en México seguiremos luchando contra nuestros demonios para no cometer el mismo error que hace 4 años ni el mismo error que los estadounidenses hace una semana.

Mientras, surge también una nueva generación de jóvenes que creen firmemente en que otra forma de hacer política es posible.

Y a pesar de que existan Trumps, no perdamos de vista que se vienen muchos Kumamotos.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Trump vs Kuma

  1. Tienes que entender que la victoria de Trump, más allá del mame de las masas (estúpidas, por default), tiene un profundo y casi desapercibido fenómeno sociocultural, que de hecho, que fue precisamente lo que le concedió dicha victoria. El problema es que solemos ver el asunto con una perspectiva naturalmente mexicana, pero no con los ojos del norteamericano promedio.

    A diferencia de los mexicanos, conocidos por su ancestral malinchismo, heredado por el desprecio español hacia el indígena, los estadounidenses son la nación patriota por antonomasia ¡Es indiscutible su amor por la bandera norteamericana! Junto con todo lo que ello representa, tanto lo bueno, como lo no tan bueno de los Estados Unidos, dígase el exterminio de la tribus indígenas durante la colonización, su exagerado poderío militar o su injerencia en las políticas de los demás países del planeta. El caso es que claramente aman a su país, con todo lo que es. Solamente aquí ya tenemos un drástico contraste entre ambas naciones…

    También a diferencia nuestra, ellos han sí que han conocido a su país con mejores épocas, mucho más pacíficas, prósperas y con mejores índices económicos, las cuales actualmente no tienen pero naturalmente desean volver a ver, siquiera por una breve época más. Quizás por eso los milleanials se dejaron llevar por la opción Clinton: Porque no conocieron de esas épocas pasadas que Donald Trump quiere traer de regreso. Para ellos poco significa el lema “Make America Great Again”.

    En contraste ¡México ni por asomo ha conocido mejores tiempos! Aún continúa anhelando un futuro más promisorio, pero constantemente está bloqueado por los vicios de su mismo sistema y deficiencia sociocultural: Corrupción, ignorancia, pereza, pesimismo, desigualdad. Ocasionalmente hay repuntes, pero no hay cambio contundente y perdurable. Y difícilmente lo tenga.

    Es lógico pensar con todo esto, que si alguien viene con bastante fuerza demagógica y te vende en campaña la idea de regresar a ese anterior estado agradable en el que todo era mucho mejor que el triste presente, sabiendo que por otro lado tienes una opción que, muy probablemente sea un poco más de lo mismo que vieron con Bush y Obama. Pues es de esperarse que pudieran darle el voto a este hombre, sabiendo el claro riesgo que tomaban al darle el poder a alguien con sus ya conocidos antecedentes. Parece que ellos hicieron una apuesta por el futuro ¿Y quién no lo hace?

    Eso es lo que hay detrás del “Make America Great Again”. Difícil de comprender para el mexicano, incluso estúpido e ingenuo, dirán muchos, pero para el estadounidense es una especie de riesgo que tenía y quería experimentar, como respuesta a las anteriores presidencias deficientes que antes se tuvieron.

    Por último, difiero que las nuevas generaciones nos secunden, por lo general suelen tener algo característico que no lo era para la generación anterior: Si la de nuestros padres se distinguió por consolidar estructuras las cosas, mientras que la nuestra en innovar, dígase en tecnología, dígase en lo social… Dudo que la siguiente se nos parezca en esto mismo. Pero eso el tiempo lo dirá.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s