Gibrán Mafud – El elefante que quería ser artista

El elefante en la sala: el arte del esfuerzo reiterativo o las dos dimensiones de la voluntad.

Hay tantas definiciones de arte como cerdas en un pincel, como páginas en una novela o como compases en una sinfonía. Todas ellas dando una perspectiva amplia o reducida de la experiencia que tiene uno al maravillarse ante cualquier expresión. Para fines del presente despilfarre de pensamientos lo entenderemos como aquella técnica reiterada en la búsqueda de la perfección –la técnica del saber hacer-.

Los hombres solemos volvernos artistas en las más impensables actividades. Es regular que hagamos de nuestro arte una profesión. El que sabe vender y tiene el don de convencer a quien le escuche puede fácilmente vivir de eso. Lo mismo con aquella que, a partir de incontables horas frente a YouTube, ha logrado aprende a hacer bello hasta a un bulldog con la ayuda del maquillaje o aquel que dedicó parte de su vida al manejo y conducción de globos aerostáticos.

Cree firmemente quien esto escribe que no existe un valor de uno por encima de otro, simplemente es el fragmento que la realidad que hemos escogido para aportar en él. El lápiz que tomamos entre todos los que había en el lapicero para escribir nuestro estar.

Una técnica no es excluyente de otra. A lo largo de la vida uno cambia de uno a otro, o más comúnmente malabarea con varios en momentos.

En esta entrada quisiera proponer un nuevo arte, uno en el cual nos adiestráramos para perseguir lo que muchos han definido como virtud.

Creo que serán bastantes los que se hayan topado, por más mínimo que fuera, con un obstáculo en su vida. De cualquier clase, de cualquier grado de gravedad. Lo único infalible para superarlo, más allá de la suerte o de la casualidad afortunada, es tu propia voluntad.

Los humanos hemos sido dotados con la bellísima capacidad de la obstinación. Estoy seguro de que en algún punto de tu vida has sentido la urgencia de obtener algo o de llegar a un punto y te has empecinado a tal grado que, sin importar cómo, lo alcanzaste. Al pedirse a uno mismo dar un paso más y luego siguiente hasta que se consigue amasar un éxito. Ese cansancio de alma satisfecha, ese soplo de victoria personal callada pero dulce que te produce, es lo que en el presente propongo como práctica diaria.

El cómo va por parte del artista. Uno sabrá, discernirá o averiguará los pasos a seguir y los plazos que debe cumplir para poder alcanzar aquello que se anhela (o alejarse de lo que no se desea). El verdadero éxito reside en constante recordatorio de que se debe dar un paso más para que los anteriores hayan valido la pena.

Como el pintor con cada pincelada se hace más diestro en el arte, así nuestro artista creará pericia en el arte de pedirse a uno más hasta que se llegue al punto de realizarlo como un paso natural.

Aun cuando uno se haya prometido a sí mismo ir contra cielo, mar y tierra para lograr ese objetivo que buscan en complicidad el yo y el yo, hay cosas que escapan a nuestra benemérita voluntad. Es cierto, hay cosas que no se pueden controlar (la salud, los tiempos, las circunstancias, por decir algunas), que escapan a los brazos largos de nuestros esfuerzos y que son aquellas que a más de uno han abatido. Es ahí donde comienza la segunda dimensión de la voluntad.

Todo esfuerzo nos dará pericia como artistas, hasta el esfuerzo por entender. El cómo puede cambiar y con él el propio cronograma de factores perfectos. La voluntad para asimilar y abstraer las circunstancias que escapan a uno habrá de forjar la capacidad de encontrar una perspectiva diferente que permita, de una manera o de otra, lograr lo que se desee. Los cambios de tiempos, de personas, de sentimientos no deben quebrar el espíritu; al contrario, deben madurarlo para mantenerse inmóvil en su meta y ponderar su camino.

Quien ha vivido practicando gracias a este arte da testimonio de él. El contexto global y el hecho de que la historia nos tacha de posmodernos apáticos EXIGE que dominemos el arte del esfuerzo reiterativo, de esculpir a la perfección la pieza de lo que se quiere ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s