Raúl Campos (Wa) – ¿A cuántas palabras quieres?

Puedes decirme maricón pero no esperes agredirme; puede decirme naco pero no esperes ofenderme; puedes decirme nena pero no esperes que me indigne. Ahora bien, dime que cuando lo haces estás consciente del origen, del significado y de lo que implica tu “insulto” y entonces ahí sí valdrá la pena responderte.

Crecemos y se nos educa. La familia hace su parte, la sociedad hace la suya. A medida que pasan los días absorbemos conocimiento, desarrollamos nuestra habilidad comunicativa y creamos nuestro propio inventario de palabras: si quiero decirle a una persona que es muy buena en lo que hace, le digo que es un <Crack>; cuando el presidente demuestra una vez más su incapacidad para gobernar, hago uso de mi libertad de expresión y lo llamo pendejo <burro>; si veo a un individuo hacer algo de ‘mal gusto’, luego entonces, puedo decir que él es un <indio>.

Dicho lo anterior, un micro-análisis: ¿hago mal en decirle Crack a una persona? Pues, a menos que no le guste ser elogiadx, no le encuentro problema alguno. ¿Está incorrecto decirle a alguien que es un burro? Si bien en mi ejemplo el burro no tenía la culpa de ser comparado con el presidente, el uso de esta palabra no le hace ningún mal a la colectividad. Pero, ¿qué pasa con el último ejemplo? ¿qué sucede al momento que uso el término “indio” con la intención de ofender? Pasa que, si comparas su significado real con el que se le quiere dar al usarlo peyorativamente, te vas a dar cuenta de que estás menospreciando a todo un grupo social que se forma por personas que, como tú y como yo, igual merecen e importan.

Así, como con la palabra indio que atenta contra el indígena, también aplica el mismo principio para muchas otras que se usan y que agreden a otros sectores específicos de la población; llámense mujeres, homosexuales, personas con discapacidad, grupo racial, etc.

Sí, es un hecho que muchas veces la ignorancia gana y se usan insultos sin tener en cuenta su fondo; pero si aún sabiendo el origen, el significado y lo que implican, los dices: entonces no eres un ignorante; eres un discriminador. Un agente contrario a todo aquél que busca el cambio positivo de la sociedad.

No hay que subestimar el impacto social que pueden tener unas cuantas letras en conjunto. Una palabra tiene el poder de crear divisiones entre humanos, la fuerza para segregar del discurso a un sector social; más preocupante aún, tiene la capacidad de jugar, al gusto de quien la use, con la dignidad de un ser humano.

Actualmente, aunque se ha logrado una mejora, seguimos viviendo en un mundo lacerado por la discriminación. EEUU está a un paso de tener como presidente a otro pendejo un discriminador por excelencia. En Arabia Saudita, hasta hace un año las mujeres no tenían voz ni voto; ahora tienen voto. ¿Para qué irnos tan lejos?, en nuestro México, lindo y querido; nos reímos, disfrutamos y compartimos los chistes del “Brayan”; no me sorprendería que mañana marcháramos en contra de los derechos humanos.

Sí, la humanidad se encuentra en un estado crítico pero estoy seguro que hemos locxs, inconformes, que no queremos quedarnos con los brazos cruzados contemplando una situación estática.

Creo en un proyecto a futuro que propone una sociedad justa, sin barrera alguna entre el trato de las personas; en donde se celebre la diversidad y se erradiquen las etiquetas. ¿Cuándo se cumplirá? No lo sé, pero de algo sí estoy seguro: hasta que no llegue el momento en que cuidemos la forma de expresarnos y dejemos de usar términos que son discriminatorios, ese proyecto futuro no se cumplirá y seguiremos estando así, a unas palabras del cambio.

Por su lectura, muy amable.

Raúl A. Campos Concha (Wa)

 

Del Diccionario de la Real Academia Española:

Crack: m. Deportista de extraordinaria calidad.

Burro: m. y f. coloq. Persona bruta e incivil.

Indio: adj. Dicho de una persona: De alguno de los pueblos o razas indígenas de América.

Las que se aparecieron mientras escribía: Naco, indio, huiro, pobre, chaca, maricón, marica, puto, homosexual, nena, niña, mujer, vieja, negro, mulato, mongol, maya, campesino, enfermito, macegual, etc. ¿Cuáles faltan?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s