Y disfruta tu presente

Mi vida actual es una constante rutina, lo cual no considero del todo incorrecto, sobre todo cuando necesitamos un poco de orden en nuestra vida, sin embargo, cada vez que puedo escapar de ella, lo hago.

Todos los días siento que tengo prisa, que tengo algo que hacer, que no me va a dar tiempo y sobre todo que tengo que cumplir con mis compromisos. Me considero una persona muy comprometida, y cuando me comprometo verdaderamente con una causa, no descanso hasta haber cumplido, es algo muy mío que en muchas ocasiones hace que pierda el equilibro en mis otros asuntos.

Vivo en una constante presión que consiste en hacer cosas, siempre tengo que estar haciendo algo porque de lo contrario, estoy haciendo las cosas mal. Me siento víctima de esa nueva cultura de la productividad en la cual si no hago que cada minuto de mi tiempo sea productivo, entonces me siento inútil. Si hago una fila tengo que leer algo, mientras manejo a algún destino tengo que estar planeando otra actividad pendiente, hago llamadas incluso en el baño porque de lo contrario estoy perdiendo el tiempo. Estoy obsesionado por hacer valer cada minuto de mi tiempo, porque ahora me doy cuenta lo valioso que es.

Constantemente pienso en el futuro, y como Laura publicó en algún momento en https://elefanteenlasalablog.wordpress.com/2016/08/08/que-estas-haciendo-ahora-para-lograr-eso-que-tanto-dices-que-quieres-hacer/?iframe=true&theme_preview=true  siempre me hago la misma pregunta, y procuro basar mis acciones y decisiones en la respuesta a la misma, bueno, incluso me he marcado la piel para tener el recordatorio de fijarme bien a dónde me llevan mis acciones. Hasta el día de hoy creo que lo hago. Diariamente me están dirigiendo a mis planes.

¿Dónde estaré en unos cinco años? ¿Qué estaré haciendo? ¿Cabrá ese futuro no lejano en mi definición de éxito? Procuro que lo que hago diariamente me haga contestar algún día alguna de esas preguntas con orgullo .

Cuando tenía quince años siempre hablaba con un amigo sobre el futuro y nos imaginábamos siendo millonarios a los veintitantos, con muchos autos y viajando a cualquier lugar del mundo cuando quisiéramos. La verdad siempre pensé que él lograría todo eso antes que yo, y cuando lo recordé le mandé un mensaje preguntándole si ya era millonario, me dijo que está trabajando en eso.

Cuando tenía quince años me preguntaba donde estaría en cinco, diez, quince años. Y hoy me veo en ese momento, no me siento nada mal pero sé que me faltan muchas metas por cumplir para lo cual, si pudiera regresar el tiempo me diría:

A mis 15: No seas ingenuo.

16: Sigue esforzándote así, porque ya viviste los frutos del esfuerzo.

17: Confía más en ti, ten más seguridad en ti mismo.

18: Fíjate metas a largo plazo y decide bien qué es lo que quieres.

19: Lo lograste, busca un poco más de equilibrio y sobre todo, por favor, no pierdas tu pasaporte.

20: Bienvenido de nuevo, confía más en ti. No te aferres tanto a las cosas.

21: No dejes de hacer ejercicio y aprende mucho en tu trabajo.

22: Fíjate bien con quién andas, es de sabios cambiar de opinión.

23: Éste será un gran año, pero prepárate para todo.

24: Levántate más temprano.

Hoy voy haciendo una retroalimentación de lo vivido y me digo a mi mismo:

Lo estás haciendo bien, aunque siempre hay cosas que mejorar pero sobre todo deja de pensar tanto en el futuro y disfruta más tu presente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s