Carta a mi familia y amigos: NO quiero ser una EXCEPCIÓN

Hola amigos, familiares (tíos y tías, primos y primas, sobre todo), compañeros con los que compartí salón de clases o apostolado, jóvenes a los que tuve el honor de darles clase, papás y mamás de mis amigos: Hoy seré breve. No por falta de tiempo o ganas de escribir, sino porque me interesa que lleguen al final de estos párrafos.

Hoy comenzaré por mencionar lo que este texto NO es.

Este no es un escrito para refutar de nuevo los argumentos del Frente Nacional por la Familia o su capítulo Yucateco. Este no es un escrito para hacer una crítica a la supuesta “ideología” de género. Este no es un escrito para demostrarles, una vez más, que no pueden querer salvarse de ser llamados homofóbicos porque les da miedo, les incomoda y no les conviene nuestra existencia y goce de derechos igualitarios. No quiero aquí exponer que la gente está malinterpretando o inventando reformas absurdas. Este tampoco es un escrito para discutir sobre quién discrimina a quién, ni mucho menos un texto para quejarme de algunas prácticas de la iglesia católica, con la cual estuve muchos años involucrado activamente, de todo corazón y convicción. Todo eso, ya lo he dicho y está diciéndolo gente mucho más preparada que yo en estos temas.

Este texto SÍ es una carta abierta a todos ustedes, mencionados al principio, a favor del amor. Hoy voy a hablar por mí, porque me respeto y me quiero. 

Nunca he sido el hijo, nieto, primo, amigo o sobrino (de sangre o de todos mis “tíos” y “tías”, papás y mamás de amigos yucatecos) más paciente, más atento o más pendiente; sin embargo, siempre he sido un ser humano responsable, entusiasta, perseverante, congruente y auténtico. Muchos y muchas (si no es que todos, todas) saben perfectamente que soy homosexual (me gustan los hombres: no estoy enfermo, no se contagia, no soy un pervertido) que siempre lo he sido, que nunca erraron en sus sospechas. Dudan menos de mi zurdera que de mi homosexualidad. 

Entre los Loría (yo siempre le pongo acento) y los Araujo (y entre mis amigos-papás de mis amigos, a quienes considero mi familia) han habido casos de medios hermanos, de adopciones, de separaciones maritales prolongadas, de divorcios, de divorciados vueltos a casar, de preferencias sexuales diferentes, incluso de paternidades no planeadas que se han transformado en maternidades solteras. Yo, David, soy parte de esa diversidad.

Respeto plenamente (y defenderé a capa y espada) el derecho de los y las que, siendo parte de la que considero mi familia, expresen su consentimiento o disentimiento frente a un tema. Que tengan fe en las cadenas de oración, que promuevan la compra de playeras para una marcha, que se involucren activamente en la organización o promoción de la misma.

Pero sí aclaro: Yo NO quiero ser una EXCEPCIÓN. No quisiera que expresen: “Está bien que David sea así y quiera una familia así. Lo respeto, PERO de ahí a que cambie la ley o la sociedad completa, pues no”.

Cuando decides marchar para que los homosexuales (y las lesbianas, y los transgénero o transexuales, entre otras identidades) “no se metan con tu familia”, “no llamen ‘matrimonio’ a su unión legal”, “no quieran confundir a tus hijos”. Cuando te emocionas y cuentas regresivamente los días para ir a marchar en contra de una comunidad que nunca te ha hecho daño. Cuando -si eres creyente- confías más en Norberto Rivera que en Jorge Bergoglio, cuando confundes PARTO con FAMILIA (que no son lo mismo), también me excluyes políticamente de mis derechos legales, porque la reforma por una sociedad más inclusiva no te está quitando ningún derecho, pero sí privilegios. 

Yo pertenezco a esos y esas que quieren un trato más digno, que desean poder gozar de derechos de unión legal e igualitaria, que quieren adoptar a un hijo responsablemente, que quieren que en la educación básica se promueva el respeto. Hoy, familiar o amigo, apelo a el conocimiento que tienes de mí como ser humano. No pretendo que no marches, que te “conviertas”, que cambies de opinión, que digas “mare, qué buen niño es davidcito”. Pero sí que me des la oportunidad, al leer esto, de cuestionarte cuáles son los verdaderos motivos por los que estás a favor (si es que es tu caso) de la marcha del día de mañana. 

Te amo, te respeto, te extraño. Quiero lo mejor para ti y para mí también.

Ciudad de México, 9 de septiembre de 2016.

David Loría Araujo (Davidy, Tapetite, Davidoby, Deibid, el mismo de siempre).

PD: No pude. Quise ser breve y me pasé de párrafos.

Es que cuando escribo desde le corazón, no me detiene nada. 

Anuncios

2 pensamientos en “Carta a mi familia y amigos: NO quiero ser una EXCEPCIÓN

  1. Me parece perfecto, correcto y humano, estoy de acuerdo contigo 100%, y cuando digo 100% me quedo corto, porque, como tu, soy homosexual, no soy perfecto y tengo tantisimos errorres de los que ni yo me doy cuenta. Uff lo que daría por ser plenamente feliz, con una pareja estable, casados oficialmente, que se me reconozca como matrimonio, adoptar a un bebe ya sea niño, niña, discapacitado, con sindrome de down, hasta sería una bendición!, y que la gente no me vea como alguien diferente, creo que todo esto que estamos pasando es una oportunidad para mucha gente que antes era homofobica o le valia madres los homosexuales, se pongan a pensar en todo esto en vez de evadirlo como lo han hecho siempre, pero como homosexual te digo que ya enterado de toda la propuesta del presidente, no se limita al matrimonio y la adopción, si tan solo fueran esas dos cosas!! pero no, hay mucho más detras, que es lo que me pone en contra, por mas que quiera casarme, y adoptar y ser libre y reconocido como ser humano completo con todos mis derechos, lo estamos logrando de manera incorrecta. Te apoyo y como humanos que somos respeto tu opinión pero no hay que pasar encima de los demás para exigir nuestros derechos 😦

    Le gusta a 1 persona

  2. Compartimis ub proyecto David (una revista) admiro tu honestidad y aplaudo tu integridad.asi como comparto tu postura y me indignan las posturas de doble moral de tanta gente ciega y dogmatica un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s