A cuidarse las espaldas

“A las palabras se las lleva el viento”…. solíamos decir.

¿Quién se acuerda de algún ridículo de Lázaro Cárdenes o López Portillo? ¿En cuántas partes del país se enteraban cuando una señora o señor (ahora lady o lord)  se portaba grosera o grosero con un mesero o golpeaba al valet parking?

De pequeño yo crecí viendo en la tele “El privilegio de Mandar”, un programa de parodia cuya principal trama era ridiculizar al entonces presidente Vicente Fox. Para mí, ese programa, más allá de lo que me divertía, no era nada fuera de lo común, después de todo los medios de comunicación tenían libertad de expresión, sin embargo para generaciones un tanto más añejadas, a las cuales les tocó ser gobernados por personajes como Gustavo Díaz Ordás y que vivieron momentos como los de Tlatelolco, ver una sátira o ridiculización hacia la figura presidencial era algo totalmente novedoso. La libertad de expresión que vino con la transición democrática (si es que aún le podemos llamar así), le costó cara a la imagen del presidente Fox, aunque al parecer a los siguientes les iría un tanto peor.

Todo parece indicar que la libertad de expresión combinada con el uso masivo de las redes sociales son un arma poderosísima en contra de la imagen pública de los políticos, pero también en contra de la corrupción, de la intolerancia, de la ignorancia, de la prepotencia y de tantos de los males y antivalores preferidos por nuestra clase política, mireyes y pseudogangsters.

¿Las declaraciones de Trump se las llevará el viento?¿Los errores de Peña Nieto se olvidarán? Lo que hagan las ladies y lodrs ¿pasará? Nada escapa del escrutinio público hoy en día. Incluso es probable que en varios años nos topemos con alguna foto vergonzosa nuestra, tomada hace algunos años, circulando en nuestros grupos de whats app. La tecnología y su ahora omnipresencia, inmortalizan todo momento, sea bueno o malo, ahí estará, listo para disiparse masivamente en el momento menos oportuno para el protagonista (aunque probablemente en el más en el oportuno para otros). Desgraciadamente para los políticos, tendrán que estar cuidandose  las espaldas todo el tiempo… o algo mucho peor, procurar ser congruentes.

Así que cuando te digan que no estás cambiando el mundo por compartir un post en Facebook o una noticia de Twitter, no olvides que para bien o para mal, las redes sociales están moldeando nuestra sociedad en formas y dimensiones jamás imaginadas, y que probablemente lo seguirán haciendo.

Videgaray deja el gabinete de Peña para ser posicionado como… jefe de campaña de Donald Trump (El deforma, 2016. [yo sí cito])

A tan solo 9 semanas de las elecciones, sube Trump en las encuestas según informa CNN. El señalado medio de información lo coloca por encima de Hilary en las preferencias electorales. Vaya favor que le hizo Peña, al parecer hemos brincado el bache de trumpeano, no vaya a ser que a Peña Nieto se le ocurra invitarlo nuevamente y el bache nos dure otros 4 años más.

Si pensaban poner a Videgaray como candidato del PRI en el Estado de México, con su remoción el día de hoy, esas aspiraciones parecen complicadas. Para todos los mexicanos e incluso los mexiquenses, él fue, en gran parte, responsable de la recepción a Trump.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s