El temor de perder a alguien

¿Conocen esa sensación de escuchar una canción que solías repetir mucho en cierto momento importante del pasado y no poder evitar recordar cómo te sentías, así como los pensamientos que tenías exactamente en ese entonces?


Bueno, cada vez que entro a un hospital, veo la luz y paredes blancas a mi alrededor, a los doctores y enfermeros por todas partes, me siento en la cafetería para tener 5 minutos de paz y silencio. Cada una de todas esas veces tengo la misma sensación: temer perder a alguien.

No es como que haya venido muy seguido, pero al menos ya son 6 las veces que algún ser querido termina aquí. Algunos salen bien librados y otros terminan en un mejor lugar.

“La internamos por una simple tos” y de repente los días pasan y pasan y esa estadía de “solo por observación ” se convierte en un mes de análisis para tratar de comprender qué es lo que está sucediendo y por qué la persona no mejora.

“No es nada grave” es la leyenda que intento tatuarme en la mente para poder confrontar mis pensamientos de temor e inseguridad sobre lo que puede pasar en cualquier momento.

Entonces pienso:

Todo cambia, cualquier plan, proyecto o trabajo pasa a segundo plano, porque la vida es lo más importante. “Estar ahí” es prioridad y prometerte a ti mismo que nunca más volverás a estar lejos, que los pleitos y las discusiones son cosas banales,  que debemos perdonar mientras aún sea temprano , olvidar el rencor y el orgullo que son solo piedras que cargamos de a gratis por sucesos que muy probablemente ya hayamos olvidado. 

No hay nada más importante que la familia, aunque no pensemos igual y nunca lleguemos a un acuerdo. Ellos siempre serán los primeros en las buenas en las malas y los últimos en nuestras vidas.

La empatía es básica, que la indiferencia no nos domine y que el servicio por el enfermo sea lo vital. La vida cambia y las personas también. Ese lobo feroz a quien tanto le tienes miedo hoy es un pequeño cachorro asustado que necesita de tu fortaleza para soportar lo que venga.

Nadie está ni merece estar solo, el dolor es más liviano si se carga acompañado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s