Veritaserum en las rocas

Para Alexia (mi querido Harry personal), para quien no había habido post más adecuado.

[Nota aclaratoria, para no perder la costumbre: escribo este post motivado por un conflicto que pasé esta semana, entre decir la verdad o no meterme en líos. Preferí la verdad y los líos].

Si escribir sobre la realidad en la que habitamos es ya una empresa complicada, más aun lo es hacer ficción sobre mundos fantásticos, mágicos, paranormales o sobrenaturales. Transgredir el mundo desde la literatura puede ser tan difícil como cocinar o, en su caso, hacer una poción. La precisión, el uso correcto de los ingredientes y el justo porcentaje de creatividad no pueden fallar cuando de hacer literatura, preparar un buen guacamole o darle vueltas al caldero se trata. En este elefante de viernes, los componentes de la mezcla son: 1/2 kilogramo de experiencias reales, una pizca de crítica literaria sobre Harry Potter, dos o tres cubitos de hielo y, en vez de whisky, veritaserum en las rocas.

1. Ponga la pizca de crítica literaria en un mortero y muela. Agregue al caldero cuando ésta ya tenga la consistencia más fina. 

En la segunda entrega de la saga Potter aparece por primera vez la Poción Multijugos (¿recuerdan la horrible donde la señorita Granger queda convertida en un gato? Pues ahí). El brebaje permite cambiar nuestra apariencia por la de otra persona por un tiempo limitado. A mi parecer, el de la “metamorfosis” es un recurso que Rowling utiliza en demasía desde La cámara de los secretos en adelante. (Cómo no, se me ocurren varias cosas que podría yo hacer si me convirtiera por una hora en Norberto Rivera o en Beyonce. Lo difícil sería hacerme de un puñado de sus cabellos). Libros más adelante, en el sexto año de Harry en la escuela [para los lectores, en The half-blood prince (osea Snape, ya ni modo)] Horace Slughorn llega como maestro de pociones (creo que después de transformaciones con McGonagall sería mi clase favorita) y a través de el conocemos a Félix Felicisuna sustancia dorada y densa que produce en quien la bebe el azar a su ventaja durante todo el día.

Menciono al principio la complicación para la escritura de relatos mágicos porque, todo relato fantástico que pertenezca al subgénero de lo “maravilloso”, al romper con la lógica de lo “real”, debe establecer sus nuevas reglas del juego para conseguir verosimilitud. Este elemento, el de un relato verosímil, hace que el lector firme el contrato o pacto de ficción y acepte el nuevo orden del mundo propuesto por el autor. Así, por ejemplo, hubo que establecer que ningún animal o medio-humano (como Hagrid, por ejemplo) puede tomar Multijugos o que el Félix Felicis está prohibido en los partidos de Quidditch, como se puede constatar en los libros.

Otro caso sería el del Veritaserum, para cuya elaboración se necesita nada menos que un pelo de unicornio adulto macho, medio litro de agua del nilo, una pluma de fénix, corazón de dragón, entre otras cosillas un poco más accesibles (no olvidar realizar la mezcla antes de que sea noche de luna llena). Quien bebe la poción, que funciona como suero de la verdad y cuyo cuerpo líquido es incoloro e inodoro, no puede, a menos que sea diestro en la oclumancia, decir mentiras. Tal como el polígrafo (nombre fancy para el detector de mentiras) para el mundo muggle, el uso de esta pócima está controlado por el Ministerio de Magia y es utilizado en los tribunales e interrogatorios.

2. Agregue poco a poco la reflexión de su experiencia personal. Procure remover con una cuchara DE MADERA. 

Yo soy un ser humano que prefiere la verdad. Me gusta hablar las cosas de frente, me gusta que me digan las cosas de frente. Odio (más bien me es imposible) ocultar lo que pienso, lo que siento o qué tan bien o mal me caen las personas. Me hace daño guardarme tales opiniones o sentimientos. Siempre he dicho que no me sale ser hipócrita. Si te adoro y pienso que eres re-contra genial lo sabes; si algo no me parece de tu actitud, basta con alguna de mis muecas para que te des cuenta. (¡EXTRA, EXTRA!: Lo anterior no tiene que ver con mi falta o nula capacidad para responder Whatsapp).

Sin embargo, optar por la verdad puede tener consecuencias graves como perder relaciones amistosas o amorosas, generar desconfianza en vez de confianza, o incluso pedir que te digan la verdad puede ser autodestructivo. Yo me peleo diario con la idea de que a veces ser honesto puede no ser lo más saludable. Pero entre las mentiras piadosas y las verdades a media, prefiero ponerme una curita después del raspón que parchar una situación.

Mentimos para adaptarnos, para encajar, para ocultar. No decimos la verdad para no desestabilizar la realidad construida. Nos mentimos a nosotros mismos, a veces, para seguir adelante o para darle carpetazo a alguna situación complicada. Preferimos creerle a la ficción que hemos inventado, no del todo verosímil, y en ello tienen su base algunas relaciones, algunos contratos, algunas prácticas sociales. Todos tenemos a alguien, aparte del presidente, al que le haríamos beber tal poción mágica si la tuviéramos a mano. 

Tampoco está del todo mal vestirse de unas cuantas mentiras en algunas ocasiones. A fin de cuentas nunca somos quienes creemos ni queremos ser. Pero creo firmemente, que la tranquilidad que da la sinceridad no es equivalente a ninguna comodidad construida. No me parece correcto que los movimientos sociales pro-vida y pro-familia estén haciendo propaganda basada en la mentira; no me parece la infidelidad no-consensuada en ninguna de sus formas; no me parece la tragicomedia por la que atraviesa nuestro país hace 4 años; no me parecen la apariencia desmedida, el diálogo sin transparencia ni el artificio de la mentira.

No me gusta la mala literatura fantástica que nos rodea.

3. En un vaso pequeño, sirva hielo al gusto y beba su Veritaserum en las rocas. Asuma la responsabilidad de lo que emerja de su boca. 

Ciudad de México a 2 de septiembre de 2016

David Loría Araujo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s