La “ideología” como desprestigio

Yo sé: parece que ya han sido suficientes las plataformas de opinión, la información y el mame al respecto de la disputa entre las partes a favor y en contra del matrimonio igualitario en Yucatán, pero no, no basta. El lenguaje construye realidades y, si a través de él podemos hablar y/o escribir en favor de una realidad más incluyente, nunca sobrarán las palabras. 

Una de las cosas que más me causa conflicto, es el letrero de “ideología” que los grupos detractores de la lucha en favor del matrimonio igualitario utilizan para referirse a ella. No estoy diciendo que hayan inventado o acuñado el término, sino que, innegablemente, lo utilizan en sus argumentos. [Es curioso que, googleando “ideología de género”, los primeros tres resultados que aparecen son:  una antología de noticias del Diario de Yucatán, una explicación de Catholic.net acerca del tema y un link de Aciprensa.com (página con noticias y recursos sobre la iglesia católica en todo el mundo) sobre los “peligros” del tema].

Estos grupos “en contra”, cuyas intenciones podría decir que son conservar ciertas tradiciones, proteger la vida y asegurar el sano desarrollo de sus hijos y de la sociedad (motivos que son loables y para cuya lucha tienen derecho mientras no sea con base en la exclusión de unos por otros sujetos de ley), están construyendo un discurso que nos deja, a quienes queremos una ciudad o un estado más incluyente, como amenaza. Y, lejos de ser un discurso secular, sus objetivos se filtran en homilías y peticiones de firmas en espacios religiosos. [Lo que también ha devenido en una descalificación, en una cacería de brujas para quienes aún continuamos identificándonos como católicos y nos expresamos libremente a favor de una iglesia más incluyente].

Según Fernández Tellechea, “el término “ideología” fue pronunciado por primera vez entre 1796 y 1798 en el Institut national des sciences et des arts dentro de las clases dictadas por Antoine Louis Claude, quien define la ideología como ciencia de las ideas”. Luego el término es retomado por Marx, para quien la ideología es el conjunto ideas a partir de las cuales cada sociedad, en función de sus modos de producción de capital, mantiene ciertas relaciones sociales y evita que dicho sistema se cuestione.

Por ejemplo, el complejo sistema de ideas que hacen que el proletario no se dé cuenta de su posición como “oprimido” por un “explotador”. Según el pensador alemán: “El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia“.

Estas personas tienen tanto derecho de llamar de “ideología” a nuestra forma de pensar como mi abuelita tiene derecho a decirle “tiquismiquis” a los escrúpulos u obsesiones de una persona. Ese no es el problema. Si por no creer en una ontología natural generizada y binaria, si por no rendir culto a un dios que encargó comportamientos diferenciales y complementarios a los individuos, si por anteponer la libertad de cada persona para identificarse según su voluntad para practicar su sexualidad van a decir que soy sectario de la “ideología de género”, que lo digan porque, en ese caso, lo soy a toda honra. 

Si por defender sus ideas de familia, prototipos que en muchos casos refuerzan la tradicional heteronormatividad que a su vez está íntimamente relacionada con el funcionamiento económico y la tradición religiosa, van a apodar de “delirio ideológico totalitario” a quienes creemos en la LIBERTAD DE SER, SENTIR Y AMAR, entonces habría qué preguntarse cuál es la ideología que subyace bajo esta disputa que se ha vuelto más una mofa y un pleito por tener la razón y desacreditar al “oponente”, que un verdadero diálogo en favor de la paz, el respeto a la diversidad y la construcción de una sociedad donde todos y todas se vean representados y representadas.

Sin embargo el neoliberalismo (nieto consentido del capitalismo salvaje) y la religión SÍ son, según la teoría crítica (con base, principalmente en el marxista-estructuralista Louis Althusser), parte de los “APARATOS IDEOLÓGICOS” que basan su funcionamiento en el detrimento de unos muchos para el privilegio de unos cuantos y en la devoción como paliativo ante la injusticia social que ellas mismas generan. El término “ideología” Para Althusser, refiere a toda relación imaginaria de los individuos con las relaciones de producción, que hace que la producción se mantenga y asegure su funcionamiento.En este caso, de tratarse de una ideología, la “DE GÉNERO” no se trata de una ideología dominante, como sí lo son, en Yucatán, el capitalismo y la tradición católica. 

Por lo que he dicho anteriormente, y si te ha dado flojera leer mi verborrea, aquí van cuatro puntos que considero importantes:

  1. Que el sustantivo “ideología” en la expresión “ideología de género” dice más de sus detractores que de sus presuntos seguidores-practicantes.
  2. Que no nos veo (y aquí nos incluyo a todos y todas) luchando por otras (que sí son) ideologías que oprimen a los individuos de nuestra sociedad con base en la desigualdad (No, claro, porque esas no incomodan. Muy al contrario, nos mantienen en la comodidad de sabernos en una zona privilegiada).
  3. Que, le quieran llamar como le quieran llamar, la lucha es en favor de que las personas sepan que hay más de un modelo para ser feliz, para identificarse, para asumir la vida y el cuerpo. 
  4. Que “ojalá” (etimológicamente, del árabe “si dios quiere”… y yo creo en un dios que SÍ) si tu piensas como yo, puedas hacer algo para que tu familia no se sienta amenazada por esta atmósfera de peligro que algunos grupos están fomentando. 

Ciudad de México a 19 de agosto 2016

David Loría Araujo

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s