Crónicas Viajeras: El pillo Till

image

Eran los primeros días del caluroso mes de julio y también mi primera vez en la Ciudad Eterna.

Nos hospedamos en un hostal tan irrelevante que ni el nombre ni la ubicación recuerdo, pero nos convenció el desayuno gratis que incluía, una gran decepción cuando nos dieron un pequeño croissant y un café. Nuestro cuarto era una habitación para ocho personas, pero para nuestra suerte estaba desocupado por completo. Ocupábamos únicamente dos camas en esa habitación hasta que en nuestra penúltima noche en la ciudad, se ocupó una tercera.

El nuevo miembro del cuarto se veía muy cansado; era un estadounidense que medía casi dos metros y se veía desalineado, sucio, desorientado y hambriento. Me llamó la atención su estado físico y le pregunté  si se encontraba bien, nos contó su historia: su nombre era Till.

Tenía veintitrés años y era un estudiante de intercambio en Austria, originario de Nueva York. Eran sus últimas semanas en Europa antes de regresar a los Estados Unidos y decidió hacer un euroviaje con sus amigos estadounidenses que estaban en otros países estudiando, pero él había elegido empezar antes viajando por Italia y los alcanzaría en Francia, país a donde iría posteriormente. Al comenzar su viaje omitió avisarle a su banco que saldría de Austria para viajar, por lo que su tarjeta fue bloqueada y ya estaba gastando lo único que tenía de dinero en efectivo con la esperanza de que el banco le desbloquee su tarjeta, lo cual no había pasado. Por esa razón llevaba un par de días durmiendo en estaciones de tren y comiendo pan o cheeseburger de tan solo un euro que comen todos lo mochileros, tomando agua y caminando para ahorrarse pagar el transporte público lo cual explicaba porque se veía tan mal.

Yo había pasado el mismo problema meses antes en España (no confíen en los bancos españoles que residen en México por que sus filiales son pésimas) por lo que mi corazón de pollo decidió creerle y no quise más que ayudarlo de alguna forma.

Era nuestra última noche en Roma, por lo que queríamos salir a tomar un par de cervezas y conocer la vida nocturna de la ciudad, decidimos invitar a Till pero nos dijo que estaba muy cansado y no tenía dinero, sus últimos euros los había utilizado para pagar esa noche en el hostal antes de irse Francia, porque ya no soportaba dormir en estaciones de trenes. Lo entendí perfectamente.

Till empezó a desempacar y sacó de su maleta pequeñas botellas con licor. Le dije en tono de broma que era gracioso no tuviera dinero para dormir y comer pero si tenía para tomar alcohol, él sonrió y dijo que eran un regalo pero que no tomaba mucho y me las regaló. En ese momento se me ocurrió que le compraría esas botellitas para poder ayudarlo, le ofrecí veinte euros a cambio y sin dudar los aceptó. Era lo menos que podía hacer por él.

Me agradeció. Nos despedimos y fuimos a conocer la vida nocturna de Roma.

Llegamos muy tarde al hostal esa noche (o muy temprano por la mañana). Por ser nuestra última noche había guardado dinero suficiente para conocer el Vaticano al día siguiente y luego partir de vuelta a casa. Gasté el dinero que debí gastar esa noche y al llegar al hostal tomé el resto y lo guardé debajo de mi cama entre mis pertenencias, eran tan solo sesenta euros para el último día.

Al despertar decidimos alistarnos rápidamente para aprovechar el día, me vestí y me preparé para comenzar el recorrido, y fue cuando me di cuenta de que mi cartera estaba vacía, ya no tenía mis últimos sesenta euros y Till ya se había ido…

…Pero esa no fue la última vez que me toparía con él en el viaje

 

Nunca pensé que ese día que empezaba sería una de varias odiseas en mi vida viajera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s