Estado de Derecho, ¿será?

Constantemente oímos hablar sobre la necesidad de construir “Estado de Derecho”, sobre lo vital que éste resulta para nuestro desarrollo y sobre lo mucho que nos falta para alcanzarlo. Para hacer el cuento corto, la teoría jurídica ha arribado a esta conclusión: para que un Estado pueda cumplir con sus funciones adecuadamente, es decir, que haya Estado de Derecho, tienen que cumplirse tres elementos esenciales 1) el imperio de la constitución y las leyes que de ella emanan, 2) la protección a los derechos fundamentales (o derechos humanos) y 3) la división de poderes.

En cuanto al imperio de la ley y a la protección de los derechos fundamentales creo que es evidente lo mucho que nos falta por recorrer, ni las leyes se cumplen, ni los derechos humanos se protegen, por suerte podemos afirmar que al menos en México hay una división de poderes ¿cierto? Desde la primaria nos han dicho y repetido de manera solemne que “el supremo poder de la federación se divide, para su ejercicio, en legislativo, ejecutivo y judicial” (art. 49 constitucional) y que estos poderes no pueden reunirse en una sola persona o corporación.

A Montesquieu y a otros ilustrados les hizo sentido que, para evitar los actos tiránicos que nacían del poder absoluto, bastaba con limitar el poder, crear contrapesos. Dividir el poder estatal en  ejecutivo, legislativo y el judicial parecía una solución sencilla y adecuada, sin embargo, una solución  a la cual, como de costumbre, en México se le dio la vuelta.

Es gracias a los partidos políticos que en nuestro país el principio de división de poderes ha tenido efectos casi nulos. Históricamente a nivel Federal, quienes hacían las leyes eran del PRI, los jueces eran nombrados por este partido y el presidente de la república era jefe de Estado y, a la vez, jefe del PRI; a nivel local actualmente los gobernadores tienen poder absoluto sobre sus congresos, que suelen ser de su mismo partido e incluso sobre los tribunales estatales de justicia a los que ellos propusieron y sus congresos ratificaron. ¿Acaso no estamos hablando de un absolutismo similar al de los monarcas de la Edad Media?

Al día de hoy,  tanto en Quintana Roo como en Veracruz, los gobernadores han sido amenazados por sus próximos sucesores con meterlos a la cárcel por sus actos de corrupción. La respuesta de ambos gobernadores fue instruir a sus congresos locales para que legislen a su favor y les den inmunidades, pongan a sus cómplices como los futuros encargados de la persecución de actos de corrupción, y nombren a sus propios magistrados. Con todo el poder que tienen, se están blindando.

Quizás éstos son dos de los casos de absolutismo más extremos que hemos visto en los últimos años a nivel estatal, sin embargo, tristemente no son los únicos. En los estados de la república los gobernadores hacen y deshacen como quieren, son gobernadores, legisladores y jueces a la vez, lo vemos en Yucatán, Chiapas, Guerrero o donde sea, el sistema de contrapesos diseñado desde la ilustración es totalmente inútil en nuestro país.

Concluyendo: en México la ley no impera, no se respetan los derechos humanos y no hay división de poderes, es decir, simplemente no hay Estado de Derecho. Cuando se llega a tales extremos tenemos que reaccionar, si los contrapesos tradicionales no han funcionado es momento que nosotros seamos esos contrapesos, para bien o para mal la ciudadanía tendrá que cargar con la responsabilidad de que el Estado comience a funcionar y cumpla con sus fines. Ya nos debió de haber quedado claro que  las instituciones jurídicas tradicionales no lo harán.

Dicen que en la mesa no se debe de hablar de política, yo creo que si queremos como ciudadanía cumplir nuestro deber histórico, tendremos que comenzar a hablar de política en la escuela, en la familia, en la mesa y hasta en el baño si es necesario. Ocupémonos los ciudadanos de nuestro país porque al parecer, el Estado no lo hará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s