México creo, en ti

“México creo en ti, como el vértice de un juramento”.

Así reza el celebre poema  de Ricardo López Méndez, sin embargo, esta oda a la esperanza pareciera no tener cabida estos días en nuestra tierra. Los atisbos de positivismo y progreso que se vivieron a principios de los noventa,  y el optimismo democrático del 2000, el día de hoy se ven eclipsados por la triste economía, la apabullante pobreza, la carente educación y la inmisericorde inseguridad que al día de hoy nos azota.

Tratar de imaginar el mañana, únicamente genera en nuestra mente un lienzo de matices grises, sin señales de luz, sin oportunidad al color.

Aquella imagen de un posible México primermundista se ha corrompido del todo, y pareciera que únicamente nos queda conformarnos con lo que somos y con como estamos. El panorama de nuestra patria y su futuro se ha corrompido.

En efecto, en nuestro país la corrupción se ha apoderado de todos aspectos de la vida nacional, lo cual nos imposibilita corregir rumbo.

Bien decía un maestro de la carrera de derecho: el problema del robo hormiga es que en México, todos somos hormigas y todos robamos.

Y es que en efecto, como sociedad civil, seríamos unos hipócritas si pensásemos que solo los políticos son corruptos y ladrones, de algún lado salen esos políticos corruptos y ladrones:

  • Desde los políticos que sin temblar desvían los fondos destinados a las víctimas de desastres naturales.
  •  Las instituciones Jurídicas que permiten que no se cumpla la ley.
  • Los empresarios que en una cómoda complicidad con los gobiernos pasan cuotas para ganar licitaciones públicas, elevando los costos de los bienes y servicios públicos para todos nosotros.
  • El contribuyente que no paga sus impuestos.
  • La persona para la que es más fácil pagar mordida que afrontar las consecuencias de sus actos.

En general, pocas cosas se construyen o se hacen de manera completamente legal.

No podría decir que es la genética del mexicano el ser corrupto, ni si históricamente siempre ha sido así, pero lo que sin miedo puedo afirmar es que al día de hoy la corrupción va desde la punta de la pirámide social hasta su base.

Los gobernantes, al fin y al cabo son simplemente ciudadanos que han llegado al poder, son un reflejo de nuestra sociedad.

Por ello, no es válido ni plausible únicamente echar culpa a la clase gobernante y quejarnos de su actuar. El cambio en el país tendrá que venir desde la base de su estructura, no desde sus gobernantes, si no cambia nuestra ciudadanía no cambiarán nuestros gobernantes.

Ésto no significa que el gobierno no tenga la responsabilidad, por el contrario, tiene principalmente la responsabilidad, sin embargo somos los ciudadanos los que tenemos que forzar su correcto actuar. No necesitamos más buenos padres y madres, ni mejores trabajadores, lo que México necesita de su ciudadanía es que actúe ciudadanamente, que se ponga la camisa de gobernados y le exija a sus gobernantes, que se reconozca patrona de sus empleados, mandataria del mandatario, porque cuando somos permisivos con el gobierno somos, en parte, responsables de sus acciones y omisiones.

Alguna vez le oí deicr al padre Solalinde: “éste es el momento crucial en el que México puede ponerse de pie y salir finalmente adelante, o en el que puede terminar de hundirse”. Creo que tiene razón. En estos años ha nacido un fervor ciudadano como quizás no se había visto desde tiempos revolucionarios, y en éstos momentos se determinará si bien encauzamos ese fervor y le ponemos un freno a los problemas estructurales del país, o si esas protestas se extinguen con el tiempo.

Veamos como se desenvuelven las cosas, quizás pronto nuevamente podamos decir “México creo en ti”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s