Crónicas viajeras I

limmat

Eran los primeros días de septiembre , estábamos una estadounidense, un finlandés y yo.

Hay lugares donde no se tiene tan dicha de ver el sol durante un día normal y cuando éste aparece, el ánimo en las personas florece; las inspira y las motiva.

Era uno de esos días donde valía la pena disfrutar cada minuto al aire libre porque pocas veces nos entusiasmábamos tanto al ver el sol después de un tiempo de vivir la vida en gris y frío.

El río Limmat cruza en medio de la ciudad y alrededor de él está construida una pared alta y para llegar a las orillas del río es necesario bajar unas escaleras y pararse sobre una pequeña plataforma de concreto, ahí nos sentamos y el sol nos regalaba a distancia una buena vista del las cumbres alpinas. Nos sentamos a observar la vida, a hablar de culturas y costumbres, de amigos que habíamos dejado y familias que nos esperaban lejos, la diferencia entre nuestras realidades era interesante y a pesar de saber un poco de inglés, hacíamos todo tipo de señas y maromas para dar a entender las cosas que más nos emocionaban y no sabíamos como explicar. Como es normal cuando aprendes un idioma, lo primero que se te enseñan o lo primero que quieres aprender son los insultos.

El primero fui yo, tratando de hacerles entender en qué consiste el verbo “chingar” y sus diferentes variables y expresiones. “¡Chinga tu madre!” dije mientras ellos intentaban repetir detrás de mi.

Sobre la calle, que se encontraba subiendo las escaleras, iba caminando una mujer que al escucharlo, se sorprendió.

“¡Fuck off!” dijo Kelly, pero ese insulto ya todos los conocíamos.

La mujer se asomó por la orilla de la calle viendo hacia el lago y vio quiénes estaban insultado.

Por último, insultó el finlandés (quien habla uno de los idiomas más difíciles del mundo en aprender, ya que no existen preposiciones, y si el dativo y el acusativo fue complicado de aprender en griego o latín, tengo que decirles que en finlandés existen más de quince declinaciones.)

“¡Haista vittu!” (más o menos fue algo así, que es lo más parecido a chinga tu madre).

En ese momento la mujer bajó las escaleras para acercarse a nosotros y muy molesta empezó regañar al finlandés diciéndole que cómo se atrevía a hablar de esa forma en público sabiendo que, a pesar de no estar en Finlandia, podría haber mucha gente que entendiera lo que decía, o nos entendiera a nosotros.

-“No deberían ser groseros”- dijo, en inglés.

Nos disculpamos.

– ¿De dónde eres?- Me preguntó una vez más en inglés.

– De México- Le dije. Al escucharme enseguida cambió de idioma al español.

– “¿De verdad? Que bonito lugar”- tenía un acento algo gracioso pero completamente entendible.

– ¿Y tu de dónde? – refiriéndose a la estadounidense una vez más en ingles, y como ya he mencionado, habló en inglés.

Se comunicó con cada uno de nosotros en nuestros respectivos idiomas.

Era una mujer carismática, pelo largo y canoso, pequeña en estatura y de aproximadamente unos cincuenta y cinco años de edad. Nos dijo que podía entendernos perfectamente por que hablaba finlandés (su lengua materna), alemán (el idioma local), ingles, francés, portugués, español, griego y no recuerdo cuántos idiomas más.

Después de unos minutos charlando con nosotros, nos dijo que había vivido en varios países y por eso conocía tantos idiomas, y debíamos tener cuidado con lo que decíamos por que nunca sabíamos quién podría entendernos (tenía mucha razón pero eso lo aprendí de mala forma unos meses después). Se despidió efusivamente y nos deseó un buen viaje.

Me sorprendió mucho saber cómo una persona podría comunicarse prácticamente en la mayoría de los lugares a donde fuera, en cualquier continente o país el idioma no era una barrera para ella, sino una forma más de ponerse a prueba, comunicarse y aprender.

Desde ese día me prometí aprender al menos cinco idiomas, no voy tan mal.

PS: La foto es un recuerdo de aquel día.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s