GRIS EN UN MUNDO MONOCROMÁTICO

Esperando no ser considerada como una acosadora, les cuento que una de las cosas que me agrada hacer mientras espero algo o  a alguien en algún lugar público, es sentarme y mirar a todos aquellos seres que pasan.

Algunos corriendo para llegar al banco, gritando mientras hablan por teléfono por la mala señal, con bolsas en las manos de algún objeto comprado o simplemente parejas tomadas de la mano platicando a gusto.

Los observo porque me impresiona la variedad de rostros y físicos que existen. Imagínense, solo en Mérida éramos 777.615 habitantes según el INEGI en el 2010, salvo que sean gemelos exactos, siempre a todos los lugares que mires te toparás con caras nuevas que jamás has visto.

Ahora pensemos a mayor escala, en el mundo hay más de 7.229.916.048 de personas aproximadamente, es imposible saber un número fijo porque en teoría nace un bebé cada 6 segundos y muere alguien cada 13. Así que saquen sus cuentas.

7 mil millones de ideas, 7 mil millones de maneras de pensar, 7 mil millones de historias que nunca nos vamos a enterar porque cada uno es un ser totalmente independiente de otro. Es difícil, irreal e ilógico creer que algún día todos vamos a estar de acuerdo en algo.

Como sociedad MUNDIAL estamos en un momento clave de transición. Donde cada humano lucha y exige por lo que cree correcto, donde cada persona es bombardeada a través de los medios para invitarnos/obligar a abrir la mente, informarnos de todo,  cuestionarnos todo o  incluso todo lo contrario, cerrarnos a todo y mantener las cosas como estaban antes.

¿Saben por qué amo El elefante en la sala? Porque somos 7 personas con puntos de vista diferentes, cada uno tiene prioridades, cada uno tiene preferencias, sin embargo los 7 convivimos perfecta y libremente en un solo lugar: el blog.

Cada uno es un mundo que puede convivir tranquilamente en un mismo sistema solar.  Un lugar donde nuestras diferencias son aceptadas y entendidas, no somos enemigos.

Espero no arda Troya, pero considero que este es el ejemplo perfecto:

Como católicos no estamos muy de acuerdo con la unión de parejas del mismo sexo. Sin embargo, como ciudadana, creo que ellos tienen el derecho de tener la posibilidad de así como una pareja heterosexual,  decidir si quieren hacerlo o no.

El estado es laico, la iglesia como tal no debe tomar partido (en teoría), ante el estado son personas que se aman ¿por qué no podrían hacerlo?, peeero si no te parece lo que dice la religión, entonces no necesitas casarte por la iglesia.

Convivamos juntos en un mismo espacio, pero respeta lo mío y yo respeto lo tuyo.

¿Por qué obligarnos a tomar una decisión a favor o en contra? Tenemos que entender que no todo es blanco o negro, hay mucho gris también.

El tema de las mamás amamantando, por qué la necesidad de hacer un alboroto, por qué la necesidad de pelear, Por qup la necesidad de hacerme entrar en razón, si a ti no te agrada, pues por favor, cambia de sitio.

El lamentable incidente en Orlando. Comentarios como: no soy homofóbico pero estaban más seguros cuando hacían sus cosas en secreto. Señores, muerte es muerte, estés a favor o en contra.

No me gusta el aguacate. No importa cuánto me hables de los beneficios del aguacate, no importa cuánto me cuestiones porque tal vez no me haya tocado comer algún guacamole preparado como se debe. Por algo no me gusta, YO TENGO MIS RAZONES Y PARA MÍ MIS RAZONES SIEMPRE SERÁN VÁLIDAS.

Sin embargo, si pedimos una pizza y el aguacate es tu ingrediente favorito del mundo y no puedes vivir sin él, no debatimos una hora sobre quién tiene la razón o quién debe ir y esconder su odio por el aguacate porque es mal visto ante la sociedad mexicana amante del guacamole.

LA SOLUCIÓN ES: PEDIR LA PIZZA Y QUE LA MITAD TENGA AGUACATE  Y LA OTRA MITAD NO.

TODOS FELICES.

No hay respuestas correctas, no las sabemos. Podemos creer que es lo mejor gracias a nuestras experiencias del pasado, a nuestra religión y a la historia de la humanidad. Estoy a favor del debate porque siempre es bueno cuestionarse, sin embargo también estoy a favor del empate, hay que saber cuando parar.

¿Es tan irreal aceptar que todos tenemos preferencias diferentes y no por eso somos anormales?

Mariana

Anuncios

Un pensamiento en “GRIS EN UN MUNDO MONOCROMÁTICO

  1. Me gusta mucho lo que escribiste porque te voy a decir una cosa yo soy una persona que no está a favor del matrimonio ni la adopción homosexual y por eso muchas personas ( los que están a favor) me critican y me hacen sentir mal por pensar de esta manera. Yo creo que los dos puntos de vista deberían ser respetados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s