Una propuesta “saltapatras” #UberSeQueda

Limitar nuestra voluntad y nuestra decisión son consecuencias que se dan cuando dejamos de opinar y participar en lo relevante y nuestra pasividad permite que las personas incorrectas lo hagan por nosotros; este es el caso de propuestas “saltapatras”, leyes Anti-Uber y demás.

Mérida no está exenta de las malas noticias y una de ellas fue la propuesta de la nueva ley para regular la prestación de servicios privado de transporte que ofrecen Uber y Ryde&Go en nuestro Estado.

Se que son pocos los que deciden tocar temas sobre política pero son muchos más aquellos que, a pesar de no hacerlo, encuentran frustración, decepción e impotencia ante temas donde parecería que poco puede influir una opinión pero para eso está este Elefante en la sala, para hablarlo y para recordarnos que a pesar de que las malas decisiones en asuntos de relevancia política suelen ser comunes, no significa que por eso sea correcto normalizar estas conductas y sobre todo dejar de indignarnos ante estos asuntos.

Mañana martes se vota por una propuesta de ley que va en contra de la competencia (base de nuestro sistema económico), una ley que amenaza con limitar nuestra capacidad de decidir qué tipo de servicio queremos los usuarios que utilizamos las aplicaciones y el servicio que prestan como medio de transporte, que limita el número de autos que podrán prestar este servicio, que establece que solo autos de cierto precio podrán transitar en las vialidades, que limita las formas en las que se podrá pagar el servicio, que dejará sin trabajo al cincuenta por ciento de los chóferes de este servicio, que limita a empresas de competir por un buen servicio a los ciudadanos, que deja de fomentar el autoempleo y emprendurismo, y en general; impide la innovación en servicios y nuevas formas de trabajo, y esto no es de ninguna forma progreso, sino un retroceso en el desarrollo de una ciudad visionaria.

Y claro que no está mal establecer de qué forma podrá funcionar este servicio, pero cuando existe un evidente favoritismo para proteger los intereses de empresas que provee de capital económico, electoral y humano al Gobierno del Estado y sus ventrículos en el Congreso entonces no nos queda más que resistirnos contra la imposiciones.

Ni Uber ni Ryde&Go se van, todo lo contrario, llegaron para quedarse y demostrarnos que una nueva forma de trabajar, de ofrecer servicios y de transportarse es posible y que vale la pena promover y proteger lo que es verdaderamente bueno.

Y para todos los promotores de esta “iniciativa”; este proyecto de ley no es impulsada por representantes de ciudadanos ni mucho menos por los ciudadanos en sí, sino por compadres del gobierno, sindicatos dadivosos, algunos taxistas violentos, policías tibios ante los ataques a otros choferes, políticos agachados, precandidatos obedientes y toda clase de retrógradas, pero no por ciudadanos.

 

 

 

 

Por otra parte, la mejor forma de rendir homenaje a las personas que perdimos ayer en Orlando es no dejar de indignarnos por lo sucedido pero sobre todo hacer nuestra su causa: la igualdad.

Javo Castellanos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s