Nadie PUEDE y nadie DEBE vivir sin amor.

 

Gracias a Laura la elefanta por la inspiración para este post

…Y a todas personas que me han hecho ver las distintas caras del amor.

 

Como Laura, también crecí escuchando los cuentos de las princesas de Disney y luego, llorando con “Diario de una pasión” con mis amigas porque el amor era tan dramático e incierto pero con el final más feliz del universo.

La mercadotecnia es tan poderosa que desde muy pequeños andamos buscando un compañero o compañera y creyendo que la culminación del amor es encontrar a tu alma gemela, a tu yang, tu contrapeso.

En mis intentos pubertos conocí a una “media naranja” tras otra con su respectiva decepción y continué suspirando por algún artista o amigo de mi hermano mayor, para que les miento.

Sin embargo, cuando uno crece se va dando cuenta que el amor es tan grande y profundo como para que lo resumamos en encontrar a alguien. Uno no siempre mira las cosas de este modo y podrá sonar conciliador para algunos lectores pero, ¿dónde queda el cariño que sentimos hacia quienes son nuestra familia de sangre o a aquéllos que el tiempo y las circunstancias los han vuelto parte de ella?

¿Y amar la vida? Lo dicen algunas películas, libros y personas al aire más no lo es. La realidad es que el amor inicia apreciando las oportunidades que tenemos, lo que perciben los sentidos, las experiencias y las anécdotas que vamos cosechando, los tropezones de los malos días y los pequeños (o grandes) triunfos de los buenos.

Hay que ser honestos, el amor es bello cuando se comparte con personas cercanas: Con amigas de la complicidad, tu abuelo, un viejo conocido, tus padres, un novio o novia – y las variantes o terminologías que prefieran utilizar-Pero ello es sólo una cara del amor.

Las acciones amorosas pueden transmitirse a perfectos desconocidos y no sólo me refiero a actos de caridad, sino aunque no lo crean, en andar por ahí regalando sonrisas y conversaciones casuales.

Soy una persona entregada con los seres y las cosas que se presentan en mi vida, es mi forma de demostrarles el amor. Aun así, sigo buscando una cara más complicada y renuente a veces a mostrarse: Amarse a uno mismo, a uno solo, regocijarse con lo que es y lo que no es.

El amor es resultado de una fórmula que tiene como inventor, intencional o no, a cualquiera. Por encima de creerlo un fin último, lo considero motor de nuestras vidas,  pues como dice Fito, “ nadie puede y nadie debe vivir sin amor”.

 

Monse.

Anuncios

Un pensamiento en “Nadie PUEDE y nadie DEBE vivir sin amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s