¿PUNTO PARA PEÑA O PARA LOS DERECHOS HUMANOS?

Los derechos humanos andan por el aire mexicano, vuelan tan alto que pocas veces he sentido que tocan el suelo.

Entre desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, crimen organizado, corrupción, servidores públicos ineptos e insuficientes y otras muchas más pesadillas, no se visualiza pronto el despertar de México.

No obstante, en el país del Nunca Jamás (Nunca Jamás fueron diligentes los policías, se trató con dignidad al inculpado, se castigaron por casas blancas), el Peter Pan (Peña Nieto) de los niños perdidos (México) salió -a su propio rescate si me preguntan- y proclamó en plena ceremonia por el  Día Internacional de la Lucha contra la Homofobia, reformas al artículo 4 en la Constitución y al Código Civil Federal para ampliar los conceptos de matrimonio, adopción, entre otros.

Aunque tranquilos, nuestra Alteza Serenísima no paró ahí. La lista de propuestas para defender los derechos de la comunidad LGBTTTI abarcó el cambio de sexo en actas de nacimiento y pasaportes para aquellos que no se identifican con el asignado al nacer, la revisión de  cualquier ordenamiento con tinte discriminatorio, el aseguramiento del acceso a la salud, así como la promoción de campañas contra la homofobia – ¿y los transexuales, travestis, transgénero e intersex?-.

La envergadura de estas reformas y más que nada, las acciones que deberán derivar de ellas es indudable y de igual forma, necesarias. Ni a mí, ni a ti, ni a nadie le sirve que se hable de la no discriminación o de la libertad para desarrollar nuestra personalidad si las políticas no se traducen en prácticas que permitan identificarse con el sexo que se desea en toda clase de documento, que sean brindados tratamientos médicos –hormonales, quirúrgicos…-  que posibiliten la transformación de quien así lo quiera, que no se enmarque tal cual una descripción de familia que sea restrictiva de cualquier otra que surja, que vayas al baño y ni siquiera pensemos en que podemos “equivocarnos” porque no hay letrero alguno en la puerta.

Hasta no ver, no creer.

Toda vez, una cosa es certera: Peña Nieto no había hecho pronunciamiento respecto a la comunidad LGBTTTI en este sentido y hasta había mencionado que no estaba de acuerdo con la adopción por parejas del mismo sexo (Animal Político, 2016). Tal pareciera, que un repentino estandarte alzado de su parte se aprecia más como táctica política que como reconocimiento verdadero de derechos humanos.

No me lo van a negar: En un gobierno donde le han salido miles de tiros por la culata y una avalancha creciente de crisis de derechos humanos, ¿cómo podría salvarse el pellejo nuestro Ken mexicano?

Bingo; asegurando la aprobación de una cierta importante porción de la población.

Ya me lo decían, a los brutos con p (p*nd*j*s) e iniciativa hay que tenerles miedo : Es pesimista quizás de mi parte pensar que todo esto es parte de una estrategia donde los derechos humanos, en este caso de la comunidad LGBTTTI, fueron un medio para que la simpatía impere, al menos por un momento, a favor del Ejecutivo; que no fueron el fin ni una muestra del compromiso gubernamental honesto de creer en la obligación fundamental del Estado de reconocer como iguales a toda persona y garantizársele el desarrollo de su potencial a través de la unión con otra persona, de expresar su identidad de género, de posibilitar el vivir sin miedo a expresar su preferencia sexual y simplemente ser, de atacar y erradicar estereotipos y prejuicios arcaicos.

De todo esto, me duelen más o igual las trabas que posiblemente se proyectan en el futuro por parte de otros partidos políticos para la aprobación de estas reformas. La sed de poder y reconocimiento, de llevar la batuta y ganarse los titulares o por el otro lado, de sostener el conservadurismo y las ideas retrógradas, se alzan una y otra vez sobre la igualdad y no discriminación, la esencia de los derechos humanos, del quién y no el qué.

Cabe recalcar: Este punto no es para Enrique Peña Nieto.

Es para nosotros, para la comunidad LGBTTTI, para los derechos humanos.

No lo perdamos de vista.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s