RESISTENCIA INDÍGENA.

 

Hay batallas, diferentes y más antiguas que la del 5 de mayo, que aún no terminan y merecen más que un día de atención para que lleguen a su fin.

 

Un día como hoy,  pero hace 154 años, se desataba la Segunda Intervención Francesa en México, cuando el Ejército mexicano liderado por el general Ignacio Zaragoza venció a la potencia extranjera en la ciudad de Puebla. Inolvidable.

 

Tal victoria es tan celebrada que hasta resulta día inhábil para muchos (No, no tuve esa suerte).

 

Sin ánimos de menospreciar a mis héroes mexicanos y de recordarles a un libro de historia de primaria, les vengo a contar de un combate actual que llevamos arrastrando tras nubes de smog que no nos permiten ver el ejército sin armas que lucha por su identidad y territorio, los pueblos indígenas.

 

En los últimos meses, la resistencia indígena se plasma en las noticias a través de la imagen de la activista hondureña, Berta Cáceres; quien hace poco más de dos meses fue asesinada en su hogar tras una larga lista de amenazas contra su vida e integridad en su lucha por hacer valer los derechos del pueblo autóctono lenca en su país.

 

Previamente, la Comisión Interamericana había otorgado medidas cautelares a la activista, tantas otras veces como lo ha hecho a miembros de comunidades indígenas de nuestro propio país.

 

Aunque siempre es más fácil pasarse por el arco del triunfo la solicitud de papel.

 

Mi indignación cuestiona, ¿y por dónde pasa la cadena de violaciones a derechos humanos que va por encima del territorio que ocupan, trascendiendo a múltiples afectaciones y barreras lingüísticas, económicas, ambientales y sociales derivadas de una discriminación estructural que ni las adecuaciones a la Constitución ni la ratificación de tratados internacionales en materia de protección a pueblos indígenas han logrado eliminar?

 

Los pueblos indígenas en México se encuentran resistiendo… Y apenas lo estamos reconociendo.

 

Un ejemplo concreto es el del pueblo yaqui, en Sonora, del que fue conocida su petición ante la Comisión Interamericana el año pasado. No obstante, es a lo largo de 8 décadas que  sus miembros han sufrido del reconocimiento parcial y falta de delimitación de su territorio ancestral, de la inexistencia de recursos efectivos, de expropiaciones, despojos, denegación al acceso de sus aguas, y la ausencia de consulta previa que ha derivado en concesiones por parte del Estado donde no reciben los beneficios compartidos prometidos ni acciones y servicios públicos que prevengan y acaben con la contaminación ambiental y pobreza creciente en la zona.

 

Entre muchos otros casos, Punta Laguna también reconoce las afectaciones por los intentos de despojo de sus tierras en manos de empresas particulares y el mismo Estado que a toda costa buscan la construcción de un desarrollo turístico en la zona, sin importar el derecho ancestral que los habitantes mayas tienen sobre dicho territorio o el peligro que para su subsistencia podría significar.

 

La cosa no acaba ahí.  Esta clase de atentados contra pueblos indígenas también ha venido a Yucatán.

 

El caso más controversial acecha con un villano denominado Monsanto.  Recientemente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación expresó que la falta de respeto al derecho de consulta de la comunidad maya de Hopelchén, detuvo el proyecto de la siembra de soya transgénica que tanto deseaba la trasnacional.

Toda vez,  aún se alzan las quejas y cuestionamientos por las graves consecuencias que el uso de transgénicos causan a la calidad del suelo y el medio ambiente en general.

 

Hace dos años, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas estimó que existen cerca de 11 millones 132 mil 562 de personas pertenecientes a 68 pueblos indígenas en México.

 

Ante la situación, temo por el número actual.

 

Este es solo un par de episodios en la batalla de la resistencia indígena…Pero, ¿hasta cuándo….?

 

 

Monse.

Anuncios

Un pensamiento en “RESISTENCIA INDÍGENA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s