La historia de un sueño. Parte 1

*Uniéndome a la dinámica, les invito a escuchar Manuel Medrano – Bajo el Agua

La Historia de un sueño.

Se saludaron.

Antes de verse el le pidió que no se enamorara, a ella le pareció gracioso e incluso arrogante pero aceptó.

Ella estaba nerviosa, el parecía muy calmado.

Paso el tiempo y se hicieron conocidos, aunque ella quisiera, no podía considerarlo su amigo, por más que lo intentaba no podía cruzar una barrera que él había construido a lo largo de los años por sus experiencias del pasado.

Por alguna razón, esto no le importo, pensaba que todos alguna vez hemos sufrido por amor, con el tiempo al saber lo mucho que a ella le importaba, el confiaría.

Eran distintos, blanco y negro, frió y caliente, bien y mal, totalmente opuestos. Cada uno tenía una manera diferente de ver la vida, cada uno tenía distintas metas, y esto solo lo convirtió más interesante.

Desde el inicio fue complicado. Por alguna extraña razón verse siempre era difícil, pareciera que el universo conspirara en su contra, pero aun así decidieron continuar.

Discusiones tras discusiones, se dieron cuenta que lidiaban de manera diferente con el enojo y el estrés, ella quería hablar pero el solo necesitaba espacio.

Cuando se veían todo se olvidaba, era como un reinicio para los dos, él hablaba y ella lo escuchaba fascinada, la abrazaba y le decía cuanto la quería.

Ella sabía que tenía un buen corazón y tenía la esperanza de que él se lo creyera alguna vez, pero era muy duro consigo mismo y no lo culpaba, la vida lo obligo a ser así.

“No es nada serio”, se decía a sí misma para justificar la situación, pero muy en el fondo después de varios meses, ella quería más.

Comenzó a exigir atención, pero el cada vez se fue distanciando más.

Ambos sabían que se estaba terminando, peleaban y se dejaban de hablar por días enteros, ya ninguno se preocupaba por solucionar las cosas.

Hasta que un día después de una discusión sobre el futuro, Él lo dijo, nunca se enamoraría, no solo de ella, de nadie.

Entonces despertó.

Se levantó y vio que alrededor de su cuarto, él no estaba, todo este tiempo había culpado al mundo por algo, que tal vez, nunca existió.

Trataba de hacer memoria para recordarlo y solo venían a ella los buenos momento, pocos, pero buenos, no se arrepentía de nada, ella fue feliz.

Sin embargo esta vez era distinto, comprendió.

Se había enamorado de un sueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s