No estás deprimido, estás distraido…

*Para escuchar durante la lectura: se recomienda poner en youtube el poema cuyo título es el mismo que el de éste post y releer este post hasta que concluya el poema, una y otra y otra y otra…… vez, o no.

  • “No estás deprimido, estás distraído. Distraído de la vida que te puebla, tienes corazón, cerebro, alma y espíritu…  entonces, cómo puedes sentirte pobre y desdichado”

Así comienza un poema de Facundo Cabral que nunca he podido ni leer ni escuchar completo (el poema tiene más de 6300 palabras y la declamación en voz de su autor dura más de 50 minutos).

El poema, de manera general aborda los problemas de la vida desde la perspectiva del amor y la esperanza, expone las situaciones que normalmente pueden llegar a desconsolar al ser humano de una forma que no parecen tan graves, demostrando que las más abrumadoras situaciones pueden incluso llegar a ser esperanzadoras.

  • “…la vida no te quita cosas, te libera de cosas, te aliviana para que vueles más alto para que alcances la plenitud”.

La visión que se tiene en el poema de las cosas “negativas” y la manera en la se enfoca en las cosas bellas de la vida siempre logra mejorar mi estado de ánimo. La felicidad se trata de optar por una postura abierta a la vida y la felicidad, de no tener expectativas, de no desear nada, simplemente de vivir y disfrutar. Para Facundo, esa es la vocación del hombre.

  • De la cuna a la tumba la vida es una escuela, por eso lo que llamas, problemas son lecciones…

Por otro lado, Maquiavelo, con una postura completamente adversa a la de Facundo Cabral en su poema, decía: “Los deseos del hombre son insaciables, pues la naturaleza humana desea y quiere todo.. de aquí surge… una eterna insatisfacción”. No es que Facundo Cabral o Maquiavelo se equivoquen, simplemente ambas posturas reflejan una forma de ser, una parte de la realidad humana, cada postura representa la elección que tenemos de cómo interpretar nuestra vida. Al fin y al cabo cada uno es el juez e intérprete principal de su propia vida, y de cómo se realice ese juicio o interpretación depende en buena medida la satisfacción y paz de cada uno con su vida.

Pienso que al fin y al cabo la felicidad se resume en perspectivas y expectativas. Es sorprendente la capacidad del ser humano para ser feliz o infeliz independientemente de las circunstancias, no imaginaríamos lo plena que mucha gente puede ser en la pobreza y lo miserable que otro tanto puede serlo en la opulencia.

El coche que para muchos de nosotros sería una carcacha, para otros sería una bendición, la casa que para alguien es una pocilga para otros puede ser un palacio, el éxito profesional para algunos puede ser lo más importante, para otros, tener tiempo libre.

Un joven que tenía un prestigiado y envidiable trabajo en un banco, todas las mañanas que entraba a su oficina pensaba “ojala tuviera el trabajo del portero para no tener tanta responsabilidad y estrés”.

Alguien que tiene un coche lujoso probablemente sufriría si lo cambia por uno viejo, alguien que tiene una mansión probablemente se entristecería si la cambiara por una más pequeña, para alguien que trabajaba sólo 6 horas al día, trabajar 8 le será un infierno, sin embargo, si cualquiera de éstas personas se diera cuenta que pudo vivir feliz sin siquiera nunca haber disfrutado de éstos privilegios, las situaciones de las que hable resultarían irrelevantes para su felicidad.

Parecen ejemplos tontos pero aplican a diversos aspectos de nuestra vida, la edad, la muerte de un ser querido, el frío, el calor, trabajar hasta tarde, tener mucha tarea, el tráfico, que un ser querido nos desilusione…..

La mayoría de lo que sucede en nuestra vida no lo podemos controlar, lo que sí podemos controlar es el efecto que ésto tiene en nosotros.

  • No caigas en lo que cayó tu padre que se siente viejo porque tiene setenta años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los ochenta y Rubinstein interpretaba como nadie a  Shopain  a los noventa por sólo citar dos casos conocidos.
  • ….no perdiste a nadie, el que murió simplemente se nos adelantó porque para allá vamos todos, además lo mejor de él, El Amor, sigue en tu corazón.
  • Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto que sufrir es una perdida de tiempo…
  • Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera…

De cierta forma el único que te puede regalar la felicidad eres tú mismo. Como seres humanos, ante eventos que no podemos controlar tenemos dos opciones, podemos reaccionar de una manera positiva, o de una manera negativa, podemos acostumbrarnos simplemente dejarnos llevar por los acontecimientos que se nos presentan y sufrir, o podemos esforzarnos por vivir optando sentir la brisa, aprender y aprehender de todo, disfrutar los colores del día, amar al prójimo, “ gozar las mil y una noches, la divina comedia, el quijote, el Pedro Páramo los boleros de Manzanero y la poesía de Whitman, Mahler, Brahms, Ravel, Debuzzi, Mozart, Schopain, Beethoven, Caravallo, Rembrandt, Velázquez, Cézanne, Picasso y Tamayo entre tantas maravillas…..”

¿Desde qué perspectiva abordarás tu vida?

Nota mental: si podemos elegir dónde poner nuestra felicidad, ¿por qué ponerla en los bienes y actividades que destruyen el medio ambiente, que crean desigualdad entre las personas y que degeneran a la sociedad?¿Por qué no ser felices a base de hacer bien?

Logro personal: Lo subí antes de las 11: 50

 

Anuncios

4 pensamientos en “No estás deprimido, estás distraido…

  1. Creo que nunca he escuchado el poema completo, pero ya me dieron ganas. La postura que abordas es muy parecida a lo que escribí ayer, de como el mundo vive en una era de ansiedad en la que todo debe de ser inmediato, en la que necesitamos del máximo de los placeres en el menor tiempo posible para estar satisfechos y tener la (falsa) seguridad de que el futuro será bueno. Al final, queramos o no, todos tenemos el mismo fin. Así que esta es nuestra única oportunidad de vivir felices o sentarnos a esperar que la plenitud un día, posiblemente durante nuestra demencia senil, decida aparecerse. Definitivamente no estamos deprimidos, estamos distraídos del momento presente, que es en realidad el único que importa.

    Felicidades, todos los Elefantes estamos muy contentos con tu puntualidad. Gran post. Abrazo hermano.

    Me gusta

    • Acabo de leer tu post, y me encanto juanes, esta en nosotros ver el vaso medio lleno, vivimos tan preocupados, tan de mal humor y constantemente culpando a otros , al mundo o a dios por todo lo que no sale como queremos. Hace varios meses subí una frase que me llego mucho ” De vez en cuando es bueno hacer una pausa en nuestra *búsqueda de la felicidad* y simplemente ser feliz”.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s