No me gusta perder

Los que me conocen saben que a veces soy una persona muy competitiva sobre todo cuando se trata de juegos de mesa en reuniones con amigos y quisiera empezar esta publicación con una experiencia personal.

Los juicios orales en materia penal es algo de mi carrera que me apasiona. Los últimos ocho meses estuve involucrado en un concurso de juicio orales que constó de varias etapas, mismo que a mi y a mi equipo nos tomó mucho tiempo, compromiso pero sobre todo sacrificio.

Hace un par de meses nos encontrábamos en Monterrey participando en la etapa regional de este concurso y fuimos seleccionados como uno de los mejores cuatro equipos, entre varios otros del país, para participar en la etapa nacional. Después de haber recibido ese aviso no pude más que llenarme de felicidad y al llamarle a mi papá por teléfono para contarle me dijo: “¡Qué bueno hijo! Me da mucho gusto, felicidades, pero no te acostumbres a ganar”.

No me gustó ni un poco lo que me dijo.

Andrés Oppenheimer es un talentoso escritor argentino, entre varias muchas profesiones que ejerce, del cual he leído un par de artículos y libros como lo son ¡Basta de Historias! y actualmente Innovar o morir, que por cierto no he terminado de leer aun, pero me han dejado buenas enseñanzas. Según este escritor, en muchos países latinos le tenemos pavor al fracaso, lo cual es completamente cierto, le tenemos pavor a cómo nos crucificarán por haber sido derrotados, al qué dirán de nosotros, y por eso es que no se innova mucho, porque nadie se atreve.

Y si eres algún valorito con el cual he tenido esta conversación te invito nuevamente a que te atrevas.

La derrota nos avergüenza a tal grado que en ocasiones preferimos tirar la toalla antes de seguir intentándolo. Quien quiebra su primer negocio siente la vergüenza del fracaso y en muchas ocasiones opta por irse a un trabajo donde gane poco pero sea seguro. Le tenemos demasiado miedo al qué dirán si nos va mal en un concurso, si nos va mal en una relación o cualquier otra cosa que se estandarice socialmente como lo correcto. Ese miedo al fracaso evita ese instinto a arriesgarse para ganar.

Después de haber entendido eso, enumeré algunas derrotas que he tenido y recordé que he perdido un concurso de debate, he perdido mi primera elección popular, he perdido este concurso, he perdido amistades, he perdido vuelos, he perdido oportunidades, y si, no me gusta perder pero de cada una de estas derrotas he aprendido que siempre hay una oportunidad para volver a comenzar, para innovar.

Cuando escuchamos los resultados del concurso mi equipo y yo estábamos frustrados pero en todo momento no dejé de pensar en aquella frase que alguna vez dijo uno de mis personajes históricos favoritos la cual dice “El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” misma que les compartí en esos momentos.

Este es el elefante de mi derrota, pero mi motivo para una futura victoria.

Tiempo después le reclamé a mi papá lo que me había dicho en aquella llamada y me dijo, entre risas, que no había entendido lo que me quiso decir y en ese momento su mensaje tampoco era claro para mi pero luego con el tiempo empezó a cobrar sentido.

“No te acostumbres a ganar, por que para llegar al éxito también hay que perder.”

 

Javo Castellanos

11/04/16

 

Anuncios

3 pensamientos en “No me gusta perder

  1. Cuando quieras te invito a perder contra mí en juegos de mesa (:

    ——

    No siempre podemos ganar, pero de victorias y derrotas podemos aprender👌🏻

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s