La otra cara de la moneda.

La mariguana, el alma de más de una fiesta y el anticristo de las “buenas” costumbres y la sociedad conservadora.

Debo confesar, que más de una vez he intentado convencer a alguien sobre la bondad de esta sustancia con el título de un artículo de Nexos: “250 razones para legalizar la mariguana”.  Sí, 250 personas que por diversas y complejas enfermedades, requieren un tratamiento a base de un componente de la mariguana (THC).

Pero, alto, regresemos la película tiempo atrás: La carrocería de un auto Ford de 1941, las velas de Cristobal Colón, la bandera estadounidense y los papeles con que se declaró su independencia … Todos confeccionados con cáñamo, prohibido en México por contener THC -en menor cantidad que la mariguana- y que ha demostrado ser desde una excelente fibra textil hasta un innovador biocombustible hecho a partir de sus aceites.

Por otro lado, en una análisis multifactorial de diferentes drogas, el Independent Scientifc Comitee on Drugs  constató que la droga más peligrosa para el consumidor y los demás es el alcohol. La mariguana descendía al octavo lugar y los hongos alucinógenos al último de 20 drogas consideradas .

En el dilema de “lo que no te mata te hace más fuerte” de las drogas, la dependencia a éstas sigue siendo alarmante.  No obstante, Bruce Alexander, un profesor canadiense, dio a conocer la razón de la existencia de las adicciones. Cuando una rata fue aislada de otras en una caja con dos contenedores de agua – uno con y otro sin cocaína- , ésta prefirió beber la intoxicada hasta su muerte. Sin embargo, cuando varias ratas fueron puestas en una misma caja con diferentes alimentos,  juegos y los dos contenedores, todas prefirieron beber el agua no adulterada y vivir su vida haciendo otras cosas. ¿Por qué?. La adicción es una forma de adaptación a la caja que vives y lo opuesto a ella no es la sobriedad sino la conexión con el medio social.

Ante lo que se nos viene encima, resultan insostenibles e irracionales las guerras contra las drogas que los gobiernos tanto se han preocupado por mantener. En cambio, es tiempo de promover acciones de prevención y señalar límites concretos. La determinación del consumo de ciertas drogas , la exposición y difusión de consecuencias de manera amplia, la especificación de los requisitos y condiciones que deben de seguirse en tal consumo o venta, así como una cultura de compasión a los adictos que permita su reconexión a su familia y sociedad, impulsan una real responsabilidad y libre autodeterminación del hombre.

¿Es inevitable, necesario o una misión suicida (en un sentido muy trágico) querer conocerle las dos caras a esta moneda? 

 

P.D: Esperen Mundos discretos y Monse Sin Suerte. 

Gracias por leer y comentar,

Monse.

 

Anuncios

4 pensamientos en “La otra cara de la moneda.

  1. Te dejo 2 videos muy buenos que hablan sobre la investigación que mencionas y como le ha ido a países que descriminalizaron el consumo de drogas. Creo que esto no aplica solo a la mariguana, si no a casi todas las drogas.

    Me gusta

    • Definitivamente. De hecho, el experimento es en base a cocaína. Además, en países como Noruega y Suiza, el uso de heroína ha sido regulado; mientras que en Portugal se impulsan medidas para reintegrar a los drogadictos rehabilitados. Muchas gracias Mau!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s